X
EXPOSICIÓN > A LA LUZ DEL TIEMPO

Viaje al interior del alma

   

La muestra, que puede visitarse hasta el 1 de octubre, consta de 16 obras, entre óleos y dibujos, que dan cuenta de las cuatro últimas décadas de trayectoria artística. / SERGIO MÉNDEZ

SANTIAGO TOSTE | SANTA CRUZ DE TENERIFE

“El hombre moderno ha desposeído a las cosas de su misterio, de su numinosidad… ya nada es sagrado. A veces quedan ecos sagrados… una melodía, una pintura, la arqueología, la geometría. Y algo nuevo vuelve a nosotros, como el invisible aire, como el soplo de la vida, como el aire de la muerte”. Esta reflexión del artista Cristino de Vera (Santa Cruz de Tenerife, 1931) sirve de pórtico de entrada a Cristino de Vera a la luz del tiempo, la exposición que recibe desde este martes al visitante en la fundación que lleva su nombre, en el espacio cultural de CajaCanarias en La Laguna.

“Con esta propuesta, que planta un recorrido por los últimos 40 años de su trayectoria artística -explicó Clara Armas de León, directora de la Fundación Cristino de Vera-, ampliamos ese diálogo permanente que él mantiene con el propio concepto creativo”. “En el lienzo y en la escritura -agregó Armas-, Cristino de Vera siempre nos habla de la actitud del artista frente a la creación, en un proceso que además nace desde el vacío”.

Óleos y dibujos

La exposición, que podrá contemplarse hasta el 1 de octubre, reúne un total de 16 obras, entre óleos y dibujos, que ilustran “el amor que Cristino de Vera siente por el misterioso legado de nuestros antepasados”. Con esa idea, los trabajos, más de la mitad, jamás expuestos, se comparte espacio con una serie de cerámicas aborígenes, para lo cual se ha contado con el préstamo de diversas piezas por parte de El Museo Canario y el Museo Arqueológico de Tenerife. “A diferencia de otros artistas de las Islas, puntualizó Clara Armas-, Cristino nunca ha bebido de las fuentes de la cultura aborigen”. “Sin embargo, en esas piezas arqueológicas podemos descubrir una analogía: en ese vacío de lo que está oculto, en ese interior que no vemos, con lo que se nos oculta de nosotros mismos”, indicó la experta en arte, al tiempo que subrayó que el creador canario se plantea la experiencia estética “como un acto de supresión del yo”.

Y es que, como el artista señala en otro texto que incluye este proyecto expositivo, la belleza o la mística pueden viajar al interior del alma humana: “Hay que regresar a las enseñanzas de Lao-Tse: todo es un camino que empieza y acaba, apartarse y cultivarse en la meditación es lo único aprovechable”.

Clara Armas señaló que en la obra de Cristino de Vera hay un diálogo permanente con la creación. / S. M.

El vuelo mágico

Clara Armas puso de relieve, en sintonía con esa idea que formula Cristino de Vera, que esta exposición surge a partir del deseo de que el visitante se acerque y contemple el legado de nuestros antepasados, “pero también que encuentre en el vacío la plenitud del ser: el vuelo mágico del artista, donde se aprecia la belleza a través del arte y se nos invita a la reflexión”.

Dos años de muestras

Tras renovar su colección permanente, la Fundación Cristino de Vera-Espacio Cultural CajaCanarias, que abrió sus puertas hace ahora dos años, vuelve con este proyecto a dedicar todo su espacio al autor. Con la exhibición de una obra de 1971, nunca antes expuesta, arranca este recorrido por las cuatro últimas décadas de Cristino de Vera, coincidiendo así con su primera exposición antológica en el Archipiélago, que se desarrolló, precisamente, en la Sala de Arte y Cultura de la Caja General de Ahorros de Canarias en San Cristóbal de La Laguna, y que luego fue llevada al Círculo de Bellas Artes.

“En todo este tiempo -detalló Clara Armas de León-, la obra de Cristino de Vera ha podido ser contemplada en salas de toda España, de Europa, de América y de Asia”. “Pero además -apostilló-, en consonancia con esta nueva exposición, cargada de espiritualidad y de diálogo estético con nuestro pasado, cabe recordar que él fue el primer pintor que colgó su obra en el Museo Arqueológico de Madrid, en convivencia con estelas egipcias o diversas piezas del arte romano”.