X
NACIONAL >

Antonio Camacho, nuevo ministro de Interior, y José Blanco, portavoz

   
Antonio Camacho y José Blanco

Antonio Camacho y José Blanco. / EFE

EUROPA PRESS | MADRID

Tras la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien ya había anunciado que no compaginaría sus cargos en el Ejecutivo con la candidatura a las elecciones generales, José Luis Rodríguez Zapatero ha hecho una remodelación de Gobierno limitada, con pocos movimientos, apenas para cubrir los puestos que deja el candidato Rubalcaba.

De esta forma, el hasta ahora secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, sustituye a quien fue su jefe en el Ministerio del Interior, y José Blanco ocupará la portavocía del Gobierno, que se quedará con dos vicepresidencias. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer su cuarto Ejecutivo, que podría ser el último, con una remodelación que lleva a cabo apenas nueve meses después de la anterior.

La salida del Ejecutivo del que será candidato del PSOE a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, obligó a Zapatero a buscar sustitutos para los puestos que ocupaba. Y lo hizo para los dos que no podían quedarse vacantes, el Ministerio del Interior y la portavocía del Gobierno. Pero optó por eliminar una vicepresidencia. El anuncio del cambio de Gobierno lo hizo Zapatero en rueda de prensa en La Moncloa.

El presidente anunció los cambios al Rey el pasado miércoles, durante su despacho ordinario, tan sólo dos días antes de que Rubalcaba hiciese pública su renuncia. La rueda de prensa sirvió también para que Zapatero insistiera en que un adelanto electoral no está en la agenda, porque el Ejecutivo “no puede pensar en ninguna otra cuestión” que nos sea la situación económica del país.

Los sustitutos

El hasta ahora secretario de Estado de Seguridad y nuevo ministro del Interior, Antonio Camacho, era de los pocos cargos que permanecían en el mismo puesto desde la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a La Moncloa en 2004. Camacho no tenía experiencia en el campo de la seguridad, y lleva siete años como ‘número dos’ de este Departamento. A lo largo de este período en Interior, Camacho ha participado en la lucha contra el terrorismo con la última negociación entre un Gobierno y la banda entre marzo de 2006 y junio de 2007. También ha coincidido con una fase de gran operatividad de las Fuerzas de Seguridad y un alto número de detenciones y la desarticulación de comandos de la banda terrorista ETA. Pero su nombre también ha estado involucrado en la investigación de uno de los puntos más oscuros dentro de la lucha antiterrorista: el ‘caso chivatazo’, en el que se investiga un soplo policial que frustró una operación contra la red de financiación de ETA que operaba en el bar Faisán de Irún en mayo de 2006, en pleno proceso de diálogo con la banda criminal.

La gran diferencia entre un ministro y un secretario de Estado es que este último cargo no es político. Al contrario, sobre el secretario de Estado de seguridad pesa el día a día de toda la estructura de Interior, con una gran necesidad de coordinación entre distintos estamentos y cuerpos policiales.

Y el cargo de portavoz del Ejecutivo lo ocupará José Blanco, uno de los apoyos más sólidos que ha tenido el presidente del Gobierno desde el año 2000.

Es actualmente titular de la importante cartera de Fomento, además de vicesecretario general del PSOE desde 2008. Además. en los últimos meses, Blanco ha trabajado intensamente en favor de la candidatura de Rubalcaba.