CD TENERIFE > LA ACTUALIDAD >

¿Con destino a Segunda?

El argentino Ezequiel Luna ha vivido un ascenso a Primera y dos descensos de manera consecutiva. DA

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

A la espera de que Antonio Hidalgo y el CD Tenerife lleguen a un acuerdo para la marcha del centrocampista de la entidad, la del jugador catalán puede no ser la última salida que se produzca en el club chicharrero. En las últimas fechas, varios clubes se han interesado por la situación de Ezequiel Luna, pero especialmente una de las entidades parece encaminada a poder hacerse con los servicios del zaguero argentino para incorporarlo a su disciplina de manera inminente.

El jugador, que se encuentra actualmente lesionado y que no pudo entrenar ni el pasado miércoles ni en el día de ayer, abandonaría la entidad chicharrera tres campañas después de haber llegado y habiendo vivido un ascenso a Primera División y dos descensos de manera consecutiva. Se da la circunstancia de que Antonio Calderón, entrenador tinerfeñista, eligió al defensa como uno de los capitanes para la próxima temporada, pero ahora puede ser que ese brazalete no luzca en la manga del argentino con la casaca blanquiazul el próximo curso.

Por otro lado, Pedro Cordero, director deportivo, ha manifestado en las últimas horas que sigue buscando un par de jugadores que puedan reforzar al equipo: un delantero y una jugador de banda derecha con recorrido, pero nunca ha señalado que busque también un central refiriéndose a otra posible salida, en este caso la del propio Luna.

Ayer, al estar lesionado, Antonio Calderón probó con un hipotético once inicial en el que no figuraba el jugador sudamericano con un centro de la defensa integrado por Tarantino y David Medina. Todo apunta a que Ezequiel Luna, a la espera de que pueda recuperarse y llevar a cabo la sesión de trabajo del día de hoy en el Mundialito, no formará como titular en el encuentro del domingo frente a la UD Vecindario con el que los blanquiazules abrirán su temporada en la Segunda División B.

A principios de verano, cuando se supo que Ezequiel Luna continuaría en la primera plantilla del Tenerife a pesar del gran número de jugadores que abandonarían la misma, todo parecía apuntar que la maniobra del club insular era la de poder traspasarlo a otro club sin dejarlo marchar gratis. Con el paso del tiempo esa opción pareció desvanecerse toda vez que el futbolista contaba con la confianza de su entrenador y del director deportivo, pero, ahora, la posibilidad de la salida se ha reactivado al poder recibir el club una cantidad como traspaso y el jugador poder militar en superior.