GARAFÍA >

“La situación es complicada, pero tenemos mucha ilusión”

Yeray Rodríguez se vio sorprendido por la renuncia de Reyes y, gracias a un pacto, se convirtió en alcalde. | ACFI

EUGENIA PAIZ | Garafía

Incorporado al proyecto del Partido Socialista como número dos en las listas confeccionadas para las elecciones del pasado mes de mayo, el joven Yeray Rodríguez, con 30 años de edad y sin experiencia en la gestión pública, afronta la responsabilidad como alcalde, algo que le ha pillado “por sorpresa”, tras la renuncia de Abilio Reyes a su acta de concejal. Pese a todo asegura sentirse preparado en base a su capacidad de trabajo, la ilusión y la “estabilidad” que encuentra en el pacto que mantiene con ‘Garafía por el Cambio’.

-Usted reconoce que se vio sorprendido por la renuncia de Abilio. ¿Se siente seguro de afrontar la gestión municipal con solvencia?

“Rotundamente sí. Lo más complicado ha sido afrontar precisamente la gestión administrativa, pero reconozco que los funcionarios en el ayuntamiento se han volcado para que el trabajo, los trámites del día a día, vayan saliendo y mi intención es poder estar mucho más en contacto con la calle, con los ciudadanos. La situación económica en Garafía es muy complicada y lo que más me preocupa son los proyectos que tenemos que finalizar y conseguir por tanto la financiación necesaria”.

-¿Y el pacto con los concejales de Garafía por el Cambio es lo suficientemente sólido como para encarar hoy tanta dificultad?

“La confianza entre nosotros, los socios de gobierno es total y absoluta. Nos hemos propuesto un trabajo común y en estas ocho semanas he visto que hay muchas ganas de trabajar, de hacer cosas por el pueblo y que nos une un mismo fin y la consecución de una serie de objetivos comunes”.

-Han surgido no pocas críticas por el número de concejales liberados y por el gasto que genera en un municipio tan pequeño y con tantas dificultades.

“Es cierto que estamos liberados tanto yo como los otros cuatro concejales, pero con sueldos razonables, diría que mínimos y acordes con un pueblo como Garafía. Cobro 1.400 euros, mientras que los demás cobran entre 1080 euros, 1.100 y 1.200 euros. El pacto que mantenemos goza de buena salud y lo importante es que trabajamos con confianza, que semanalmente nos reunimos para intercambiar impresiones y marcar las prioridades de trabajo. También con respecto al pacto nos reunimos una vez al mes, con la presencia de Abilio Reyes Medina, que es el secretario general de los socialistas en Garafía”.

-Entre esas críticas a su gestión la oposición argumenta que Abilio Reyes está gobernando el Ayuntamiento desde la sombra.

“Eso es rotundamente falso. Esas acusaciones surgen de la oposición por la desavenencias que han tenido con Abilio Reyes. Hay que solucionar muchos temas en este ayuntamiento y la verdad absoluta es que a Abilio Reyes lo veo una vez al mes en la reunión de seguimiento del pacto. Ójala lo tuviera más a mano porque Abilio sabe mucho y muy bien cómo es la gestión municipal y para mí sería importante. Lo único cierto es que soy el alcalde del municipio y que nos estamos ayudando unos concejales a otros, que contamos con la colaboración de los funcionarios y que tratamos de ser una piña para hacer lo más importante: solucionar los problemas que tiene el municipio”.

-¿Cuáles son esos problemas? Este es un momento complicado, pero hay asuntos pendientes que usted quiere afrontar, pese a no tener experiencia.

“Impresiona estar al frente de una alcaldía, sin experiencia y con pocos recursos. Verme con todos estos problemas no es fácil pero tengo muchas ganas y me sobra ilusión. Ahora mismo estamos trabajando en la solución de problemas cotidianos, atendiendo las demandas más urgentes. Pero a más largo plazo estamos trabajando en una nueva fase de alegaciones al Plan General del Municipio porque los vecinos, sobre todo de Llano Negro, estaban descontentos con el cambio de calificación urbanística del suelo y el plan no puede estar de espaldas a los ciudadanos. La revisión de todas las solicitudes que han presentado serán estudiadas y tenemos las gestiones bastante avanzadas. Tendremos que enviar esas modificaciones de nuevo a la Cotmac y someterlo de nuevo a exposición pública. Todo el problema viene por este barrio. Llano Negro quedó en el documento urbanístico como suelo urbano no consolidado y los vecinos alegaron contra esa consideración. Se han tenido en cuenta esas opiniones tras una reunión en la que se les presentó ya el cambio del mismo suelo como rural. También tenemos pendiente el Centro de Visitantes de El Roque de Los Muchachos, y esto es algo muy importante para el municipio y los vecinos porque supone desarrollo y el desarrollo riqueza y creación de empleo. Eso es lo que necesitamos”.

-Por eso lleva esperando el municipio veinte largos años. ¿Piensa avanzar en este asunto; tiene alguna iniciativa pendiente, algún contacto con el Cabildo para abordar la cuestión?

“Sé que el proyecto del Centro de Visitantes que se va a realizar en varias fases está bastante avanzado por parte del Cabildo de La Palma, pero todavía no ha salido a concurso público y eso es lo más importante. Espero que el Cabildo sea ágil en este sentido y haga las tramitaciones que correspondan en un tiempo razonable y teniendo en cuenta el retraso que este tema ha sufrido”.

-Han tenido problemas para pagar a los funcionarios por falta de liquidez. ¿Qué garantías tiene de que eso no volverá a ocurrir?

“No creo que esta situación vuelva a darse. Estamos trabajando con mucha antelación para contar con recursos en las arcas locales y poder pagar sin retraso a los trabajadores y teniendo en cuenta que el dinero viene de otras administraciones. Los servicios de intervención trabajan mucho antes en este tema. Espero que no vuelva a ocurrir”.

-En materia social tienen las cosas complicadas. El mayor número de habitantes de la Villa norteña es de más de 60 años.

“Esa es una realidad que sólo cambiará cuando Garafía tenga un desarrollo económico que genere empleo. Aún así estamos haciendo una segunda residencia para atender la demanda de plazas de los ancianos y de sus familias, de las personas mayores que en Garafía están solas y necesitan estos servicios”.