X
SANIDAD >

“No vacunar produce rebrotes de enfermedades erradicadas”

   

Ortigosa remarca la importancia de vacunarse. | DA

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Los especialistas advierten de que la tendencia de no vacunar a los niños, abanderada por los movimientos antivacunas, está provocando rebrotes de enfermedades “prácticamente erradicadas”, como es el caso del brote de sarampión ocurrido en marzo de 2011 en Canarias y que afectó a una treintena de personas. El pediatra y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, Luis Ortigosa, alerta de que estos movimientos “carecen de base científica alguna y causan graves perjuicios en la salud mundial”.

La modificación más importante del calendario vacunal infantil en las Islas, que vio la luz el pasado 7 de julio, viene encabezada por el adelantamiento de los 15 a los 12 meses de edad de la triple vírica (tres vacunas que se inoculan en conjunto contra el sarampión, la rubeola y las paperas). En este sentido Ortigosa puntualiza que los calendarios de vacunas son dinámicos, y que varían según las necesidades epidemiológicas, “es decir, de cómo se muevan las enfermedades”, aclara.

El facultativo explica que, por lo general, se opta por no inocular este tipo de vacunas hasta los 15 meses. “A veces la vacuna no es eficaz antes de esas edades debido a la inmunidad proporcionada por los anticuerpos que le pasa su madre a través de la lactancia, pero cuando hay brotes se adelanta a los 12 o, incluso, a los 9 meses con la intención de detener el brote vacunando a todos los niños posibles”.

Repunte

“Estamos muy afectados, porque enfermedades como la polio y el sarampión, que estaban en vías de erradicación a nivel mundial, han reaparecido en los últimos tiempos”, remarca el facultativo y responsabiliza del fenómeno a “la gente que no vacuna a sus hijos a causa de las corrientes anti-vacunas”. El especialista tinerfeño destaca: “Estos movimientos, simplemente magnifican, sin sustento científico, los mínimos efectos adversos que puede tener una vacuna, que son los mismos que cualquier otro medicamento”. De este modo, el pediatra tinerfeño aprovecha la ocasión para lanzar un mensaje claro a los padres: que se informen sobre las vacunas en lugares adecuados tales como las páginas de las asociaciones españolas de Pediatría y Epidemiología. “Siempre es mejor acudir a estas páginas y no ciertos foros de Internet porque son acientíficos”, defiende el asesor nacional de vacunación.

“Los programas de vacunas mueren de éxito”, ilustra el doctor para argumentar la erradicación de enfermedades víricas gracias a las vacunas. Así recuerda que en 1997 se erradicó la viruela por un programa sistemático de vacunaciones a nivel mundial. Asimismo celebra que “queda muy poca papera y rubeola”. Sin embargo, recuerda, además, que en el año 2.000 no había ningún caso de sarampión en Europa, pero en 2007 la enfermedad reaparece. De la misma manera la polio que en 1988 estaba presente en 125 países, descendió hasta estar activa solo en cuatro países en 2006, gracias a las campañas de vacunación, “pero en 2010 vuelve un repunte de polio al igual que ocurrió al sarampión”.

Calendario canario

La última modificación del calendario de vacunación infantil de Canarias fue en 2008 con la incorporación de la vacuna contra el virus del papiloma humano para las niñas de 14 años. El cambio principal aplicado en la actualidad en el calendario de vacunas infantiles de las Islas responde al adelantamiento de los 15 a 12 meses de la triple vírica. Un cambio en el componente de la vacuna de la tos ferina que se inocula a los 6 años, junto a la de la difteria y el tétanos (el cambio de la DTPa a la dTpa) es la otra modificación que ha sufrido el régimen de vacunación de los niños canarios. “Se ha sustituido un componente de la vacuna de la tos ferina, por otro de menor carga antigénica, para que tenga menos efectos secundarios”, explica Ortigosa. Dichas reacciones adversas se corresponden principalmente al enrojecimiento, endurecimiento y dolor en el área de inyección.

Sanidad se ha recordado además el calendario de vacunación de adultos -de los 14 años, en adelante- a pesar de que no ha sufrido modificaciones.

Sanidad anunció días atrás el nuevo calendario. | Da

[apunte]

Vacunar: ¿sí o no?

El pediatra Luis Ortigosa ofrece algo de luz científica en contra de los mitos que existen sobre las vacunas:

Vacunar a los niños es malo porque perjudica a su sistema inmunitario… Ortigosa reitera que ésta es la tesis anticientífica de las numerosas corrientes antivacunas. Asevera que una vacuna no supone ningún riesgo para los niños con un sistema inmune normal, y aclara que a aquellos niños que tienen inmunodeficiencias o ciertas patologías no se les vacuna porque puede producir efectos.

La vacunas crean las enfermedades… Afirma que no se introduce el virus sino parte del microorganismo o el germen entero pero muerto o debilitado. Esta sustancia aplicada en el organismo produce que el sistema de defensa cree anticuerpos, que sirven de memoria inmunológica, lo que permite que cuando se entre en contacto con la enfermedad no se desarrolle o que el proceso sea más leve.

La industria farmacéutica está detrás de las vacunas… “Los pediatras no somos vendedores de vacunas, somos defensores de la salud pública. Cualquier sistema público quiere que sus habitantes no tengan enfermedades infecciosas graves”, asevera el asesor. Aclara que la investigación de vacunas cuesta cientos de millones de euros, y que, como ningún gobierno tiene un programa de investigación propio, porque es muy costoso, tiene que adquirirlas como cualquier otro producto.

[/apunte]