X
FÚTBOL >

Cesc regresa ocho años después al Barcelona

   

El centrocampista Cesc Fábregas jugará en el FCB durante las próximas cinco temporadas. | EFE

EFE/DA | BARCELONA

Cesc Fàbregas, el nuevo fichaje estrella del Barcelona esta temporada, ha sido aclamado por el Camp Nou en su presentación, que se ha convertido en un baño de masas para el excanterano en un acto que ha aglutinado a unas 35.000 personas.

“Me gustaría agradecer esto a todos los aficionados, he esperado muchos días, muchos meses y años para que llegue este momento. Para mí es un día muy especial, vuelvo a casa tras ocho años fuera”, ha comentado el jugador sobre el césped de su nuevo estadio.

Cesc se ha podido enfundar al fin la camiseta del Barça, un sueño que anhelaba desde hacía años y que ha podido cumplir tras la firma del contrato con el presidente del club, Sandro Rosell.

“Estoy aquí para afrontar un reto increíble, el mas difícil de mi vida y espero daros muy buenos ratos a todo”, ha concluido Cesc en su breve discurso.

Su llegada al campo ha sido el plato fuerte de una larga jornada para el exfutbolista del Arsenal, que ha iniciado el día a las 8 de la mañana con la revisión médica en el Hospital de Barcelona, posteriormente ha firmado el contrato y luego ha saludado a la afición.

El centrocampista catalán, formado en las categorías inferiores del Barça y exiliado a Londres con sólo 16 años, se reincorpora al centro del campo culé para aplicar su juego de toque y combinarse con otros talentos de su misma especie.

Cesc, de sólo 24 años, liderará la fábrica de juego del Barça junto a Xavi Hernández (31 años), Andrés Iniesta (27 años) o Sergio Busquets (22 años).

El entrenador del Arsenal, Arsene Wenger, dijo ayer que fue su decisión dejar marchar al Barcelona a Cesc Fábregas, pero que el club londinense sobrevivirá a la ausencia del centrocampista español si se mantiene unido. “Hemos perdido a un jugador de primera clase mundial y lo sentimos”, pero del Arsenal “se han ido muchos buenos futbolistas y el club ha seguido adelante”, dijo ayer Wenger en rueda de prensa antes del partido de Champions entre el Arsenal y el Udinese. “Cesc se fue porque estaba loco por jugar en el club de su ciudad natal. Es muy difícil resistir eso”. apuntó Wenger.