X

El consumo de toda la papa local requiere un mes sin oferta de fuera

   

Imagen de una explotación de papas, en fase de recolección, radicada en el Norte de Tenerife. | DA

ROMÁN DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

Las entidades productoras y comercializadoras a la vez de papa del país en la isla de Tenerife trasladaron ayer al Cabildo de Tenerife, en la reunión celebrada en la sede de esta institución pública, que en estos momentos tienen cantidades almacenadas que suman en torno a 2,6 millones de kilos, lo que implica que para que la papa pueda ser vendida con normalidad en el mercado local deben transcurrir al menos 30 días, periodo en el que se propone que haya poco o nula competencia de la papa de fuera.

En la actualidad, según datos del sector productor local, la demanda de papa en Tenerife alcanza los 3,5 millones de kilos por mes. Por esta razón, los agricultores y sus entidades de venta mayorista (con dominio de la fórmula cooperativa) entienden que la salida al mercado de la papa local pasa por disponer de buenas condiciones de acceso a las plataformas de venta minorista durante al menos un mes.

También es ésta la opinión de Octavio Dóniz, presidente de la Cooperativa Agrícola de Benijos, en La Orotava, y directivo de la organización de productores Aprofhote, la entidad que controla dos millones de las existencias actuales en Tenerife.

Dóniz dijo ayer, tras terminar la reunión en el Cabildo, que existe “incertidumbre acerca de la solución al problema de comercialización de la papa del país”; avanzó que mañana los productores se reunirán en Tenerife con homólogos de Gran Canaria, para seguir trabajando, y sostuvo que es necesario un pacto que permita dar salida a la oferta actual al menos a un precio de 0,40 euros por kilo, de manera que el agricultor pueda recibir 0,30 (neto) más la ayuda Posei, que es de 0,15. Así sumaría 0,45 euros por kilo, que significa no perder dinero, subrayó Dóniz. Éste es el objetivo.

[apunte]

Los importadores están por la labor pero…

El consejero de Agricultura en el Cabildo de Tenerife, José Joaquín Bethencourt, tuvo ayer una jornada de trabajo muy vinculada a la papa. Por la mañana, se reunió con los productores locales y, más tarde, con los grandes importadores radicados en la Isla. Bethencourt cuenta con el apoyo de estos operadores para intentar vender, antes que nada, la oferta de papa local, los 2,6 millones de kilos, pero ellos a su vez advirtieron de que todo dependerá de las grandes plataformas de venta al por menor, en especial las grandes superficies y las cadenas de distribución.

Por esta razón, el consejero insular insistió en que el arreglo pasa por una actuación conjunta: los importadores deben demorar la entrada de tubérculo de fuera; los vendedores minoristas tienen que apostar por el producto local, y el Gobierno regional y otras administraciones deben empujar con estímulos para potenciar la venta (promociones y publicidad).

[/apunte]