X
nuevas drogas> amenaza a la salud

El falso mito de las drogas inocuas

   

110 nuevas drogas se han detectado desde que se puso en marcha el sistema de alerta temprana de la UE. | DA

VERÓNICA MARTÍN | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Un falso mito recorre las pistas de baile y las fiestas verbeneras, con lo que se multiplica el consumo de las llamadas nuevas drogas. El falso mito viene dado por varios motivos: se dice que son sustancias legales (o al menos no ilegales) y que, además, son inocuas. Este falso mito se ha instalado en una sociedad joven donde, en los últimos años, se han puesto de moda una serie de nuevas drogas, conocidas como smart drugs o legal highs, fácilmente accesibles a través de tiendas on-line. Se trata de un consumo asociado a momentos lúdicos, especialmente en fin de semana. La muerte hace unos días de dos jóvenes en Getafe tras consumir algo que pudiera parecer tan bucólico como el estramonio demuestra, una vez más, que, en el mundo de los tóxicos, “el resultado es una lotería”. Así se expresa el médico de Urgencias del Hospital Universitario de Canarias (HUC) y experto en drogas, Guillermo Burillo.

El especialista es el autor principal del estudio Drogas emergentes (I): las smart drugs donde recuerda que la aparición de estas nuevas sustancias en el mercado se duplicó solo en los últimos tres años. Algunas de las más comunes, como el Spice, se presenta como una mezcla de hierbas que se fuma; otras se venden como fertilizantes y hay hasta pastillas que se comercializan, en establecimientos especializados o en internet, dentro de atractivos botes con dibujos festivos. “El problema está en que no se conocen sus efectos secundarios reales y que, cuando se producen, en ocasiones, son muy graves”, destaca el médico quien insiste en que “los consumidores de estas nuevas drogas son verdaderos conejillos de indias”.

Con respecto al mito de que son inocuas, el estudio remarca que “un cuatro por ciento de los usuarios de estas sustancias presenta graves efectos secundarios”, y que se han constatado ya varias muertes por este motivo. “Como son de diseño, piensan que no pueden hacer daño”, apunta. El concepto de droga emergente hace referencia a aquellas sustancias naturales o de síntesis introducidas en el mercado de las drogas aproximadamente en los últimos cinco años, en general, unidas a la cultura de los clubbers. Suelen comercializarse en las tiendas conocidas como smart o grow shops. Dentro del grupo de las drogas emergentes se encuentran determinadas plantas y sus derivados (peyote, hongos psilocibes como Catha edulis o Salvia divinorum, entre otros); medicamentos de uso humano o veterinario (piperacinas), fármacos retirados de la clínica por sus efectos adversos, y sustancias sintéticas de nueva creación (análogos sintéticos del cannabis o las catinonas sintéticas). El estudio remarca que, en general, se trata de alternativas legales a las drogas clásicas que, a medida que van dando problemas, los gobiernos van prohibiendo. Eso sí, se mantienen como legales hasta que empiezan los problemas que, como en Getafe, es seguro que se seguirán produciendo. “Por ejemplo, en el caso del Spice, en el servicio de Urgencias del HUC nos hemos encontrado con cuadros importantes de delirios paranoides y con pérdidas de la consciencia”, afirma Burillo quien matiza que a este tipo de servicios “apenas nos llega la punta del iceberg”.

El problema está en que al ser drogas tan nuevas no hay estudios científicos realizados al respecto y se desconocen “cuáles son sus efectos reales, si tienen o no tendencia acumulativa y los problemas al mezclarlos con otras sustancias”, como ocurrió con los chicos de Getafe donde, al parecer, el estramonio se consumió junto con alcohol y otros psicotrópicos. Otra cosa que se desconoce es la vida media de las sustancias en el organismo. Burillo describe que ya hay “estudios sobre la benzedrina -un derivado sintético de la catinona que se usa como droga- que incrementa por diez el riesgo coronario”. Y, con ello, los infartos en jóvenes. Luego, hay otros compuestos realizados con hierbas cuyo efecto secundario es una bajada de los glóbulos blancos, algo que se ha ido descubriendo con el tiempo.

[apunte] Desde mareos hasta fallos multiorgánicos

El estudio del experto Guillermo Burillo sobre las nuevas drogas se publicará en breve en una revista científica. En él se destaca la grave problemática a la que se enfrentan los profesionales sanitarios por el desconocimiento existente de estas sustancias. Los test de detección de drogas tanto médicos como en los laboratorios de toxicología forense y policial no suelen incluirlos. Eso sí, los problemas se multiplican y, por ejemplo, ya la literatura científica habla de algunos signos preocupantes.

Por ejemplo, con la mefedrona (la alternativa legal al éxtasis y la cocaína y que se vende como fertilizante para plantas) se han dado casos de parkinson prematuro, psicosis, taquicardia y parada cardiorespiratoria. La muerte de varias personas generó la prohibición en Reino Unido de este compuesto. La mezcla de hierbas bajo el nombre de Spice se ha visto relacionada con brotes psicóticos. El estudio alerta de que se trata de una sustancia más potente que los canabiloides clásicos y pone en alerta a la comunidad sanitaria. Bajo el nombre de party pills o herbal pills se comercializan cápsulas como sustitutas legales del éxtasis y su principal componente es la benzilpiperacina (BZP) cuyos efectos secundarios van desde la hiperventilación al fallo multiorgánico.[/apunte]