X
BUENAVISTA DEL NORTE >

El Gobierno y la oposición se unen contra la crisis económica

   

Antonio González Fortes, alcalde de Buenavista del Norte y líder local de Alternativa Sí se puede. | M.P.

LUIS F. FEBLES | Buenavista del Norte

El delicado momento económico por el que pasa la mayoría de los municipios de la Isla no es ninguna novedad. El temible tigre de la crisis, que sigue devorando las languidecientes arcas municipales, puede encontrar en Buenavista del Norte una plaza difícil de batir.

La llegada de Antonio González Fortes (Sí se puede) a la alcaldía ha supuesto un giro radical en cuanto a política económica se refiere, con un paquete de medidas basadas en la austeridad. Con la colaboración del resto de fuerzas políticas, se aúnan esfuerzos para minimizar los efectos de la crisis y recuperar la estabilidad económica. El alcalde buenavistero ha rebajado considerablemente sus ingresos en más de un 40%, mientras que los concejales, han asumido una rebaja del 30%. Un dato significativo, si se tiene en cuenta que alcaldes de otros municipios no han sido consecuentes con la situación y han disminuido mínimamente sus emolumentos, incluso algunos regidores, no han tocado su sueldo.

Tanto Si se puede como PSC, CC, CCN y el PP, aunque se abstuvo en la votación, acordaron en el pleno celebrado el pasado 1 de julio destinar las dietas municipales al fondo local de emergencia social. Una medida que se ajusta perfectamente al planteamiento que desde el Ayuntamiento se quiere dar para hacer frente a la aguda situación por la que pasa el municipio. Antonio Fortes, desde que llegó a la alcaldía dejó claras cuáles iban a ser sus intenciones en cuanto a materia económica y buscó desde un primer momento el consenso entre los demás grupos políticos para “entre todos sacar adelante esta situación”.

“Los grupos nos están respetando bastante, hay buena sintonía, incluso CC ha hecho algunas aportaciones por escrito, y que las tendremos en cuenta”, indica Fortes. Entre las medidas de choque más significativas se encuentran la renuncia a los 45 euros que desde el Ayuntamiento se otorga a cada grupo político, la reducción mensual de 300 euros en telefonía móvil, el ahorro de un concejal liberado con respecto al gobierno anterior, la condonación de una deuda de 5.000 euros que se tenía con el alcalde y concejales de Si se Puede durante el mandato anterior, y la considerable disminución del salario de alcalde y concejales.

Estas son, entre otras, las propuestas más significativas realizadas hasta el momento. La receta de unidad, esfuerzo y predisposición para fomentar puestos de trabajo puede convertirse en la clave para ir colocando los cimientos de un muro que puede hacer frente a esta devoradora crisis, y sirva de ejemplo si se consiguen las metas propuestas.