X
BARLOVENTO >

El Ministerio de Medio Ambiente evalúa los daños en el embalse

   

El informe sobre las causas de la rotura de la Laguna de Barlovento puede estar terminado a mediados del mes de septiembre. | DA

EUGENIA PAIZ | Barlovento

El Ministerio de Medio Ambiente ha enviado a La Palma, para su colaboración técnica en la reparación de la Laguna de Barlovento, al ingeniero Juan Martín Morales, que visitó la instalación días atrás acompañado por los responsables del Consejo Insular de Aguas.

La visita del técnico del ministerio, que ha mantenido varios contactos con la institución insular, ha tenido lugar cinco meses después de que se produjera la avería, período de tiempo en el que aún la Comisión de Expertos liderada por el experto José Jimánez y constituida a raíz de la rotura, no ha concluido el informe definitivo sobre las causas que originaron la pérdida de casi tres millones de metros cúbicos de agua y cuantiosos daños en 20 explotaciones agrarias del municipio norteño.

Los responsables del Consejo Insular de Aguas explicaron en declaraciones a este rotativo que dicho informe podría estar concluido a mediados del mes de septiembre, una fecha a partir de la cual se iniciaría la redacción de los pliegos del proyecto de reparación y se contrataría la realización de varios estudios previos.

Pese a los inconvenientes que supone la rotura de la Laguna de Barlovento, el embalse tiene aún almacenados 200.000 metros cúbicos de agua después de que el Consejo haya trasportado a distintas zonas de la Isla gran parte del agua acumulada dando respuesta a las necesidades de riego de otras comarcas.

La reparación de la Laguna de Barlovento, para la que se necesitarán fondos estatales y regionales que alcancen la cifra de 8,7 millones de euros, “es un reto que vamos a afrontar con todas las garantías y que incorporará los últimos avances tecnológicos; no podemos olvidar que este embalse palmero es un referente a nivel mundial”. Así lo subrayó la gerente del organismo insular que gestiona las aguas de la Isla, Mercedes Rodríguez, quien destacó que “la balsa sigue estando operativa y puede acumular agua hasta el momento en el que se inicie la reparación, teniendo siempre en cuenta que tiene lógicamente un límite”.

Mientras tanto, nueve de los 20 agricultores afectados por la riada que devastó el mismo número de fincas, confían en llegar a un acuerdo con el Cabildo después de haber presentado semanas atrás una solicitud de indemnización por los daños patrimoniales ocasionados por la rotura de esta infraestructura pública. Para la evaluación de los daños han solicitado además el peritaje de un organismo independiente. De no llegar a un acuerdo los afectados persisten en su decisión de llegar a los juzgados para conseguir la reparación de los cuantiosos daños, que aún no han sido cuantificados.