X

El pirómano fue…la lavadora

   

AGUSTÍN M. GONZÁLEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Llegó el verano, al fin. Estamos tan desesperados por coger las vacaciones, hacer las maletas y salir pitando a tumbarnos en alguna playa lejana, que la mayoría de las veces ni nos preocupamos de comprobar siquiera si pasamos el doble cerrojo en la pestillera. Es muy recomendable tomar precauciones, no solo por los posibles amigos de lo aleno a los que se les ocurra hacernos una visita en nuestra ausencia, sino porque en el hogar vacío se puede producir algún cortocuito en uno de los innumerables electrodomésticos que invaden nuestra vida cotidiana. Entonces se producirá una catástrofe inevitable y nuestras vacaciones terminan como una pesadilla.

Para evitar esos desagradables disgustos el Consorcio de Bomberos de Tenerife ha hecho pública una serie de recomendaciones que, aunque muchas de ellas resultan más que obvias, no está por demás que las recordemos y que las tengamos muy en cuenta en estos meses de veraneo y vacaciones, en los que los incendios no solo son frecuentes en las zonas forestales. También dentro de las ciudades aumenta el número de incendios durante los meses de verano, aunque lógicamente, en estos casos no se debe al aumento de las temperaturas, sino a la falta de medidas de prevención en los hogares.

De cualquier modo, las recomendaciones que hace el Consorcio no se refieren solo a cómo evitar posibles incendios. Los bomberos también nos recuerdan las fatales consecuencias de un grifo abierto o un flexible roto durante días en un piso cerrado con sus inquilinos de vacaciones. Así que además de apagafuegos, a los bomberos les toca hacer de muchas veces de cortaaguas.

Salvador Reyes, oficial jefe del Consorcio de Bomberos de Tenerife, recomienda que cuando se abandone el hogar por vacaciones se desconecten todos los electrodomésticos de la casa. “Excepto la nevera y la alarma, todos los demás aparatos se deben dejar desconectados para mayor seguridad para evitar que se produzca algún cortocircuito”.

Subrayó que especial cuidado debe tenerse con las lavadoras que, por estar más expuestas a la humedad y a posibles pérdidas de agua, tienen mayor riesgo de provocar un cortocuito. De hecho, es frecuente que el origen de los incendios en las viviendas sean las lavadoras, convertidas en involuntarios pirómanos.

Salvador González explica que, de momento, el verano transcurre en la Isla sin grandes incidentes, ni en las ciudades ni en el monte, aunque las intervenciones más habituales son en las que denominan zonas interfase, entre la ciudad y el bosque, donde la actividad de la quema de rastrojos suele desencadenar fuegos incontrolados.

En agosto de 2010 el Consorcio registró un total de 82 salidas por incendios en rastrojos. En junio de este año los fuegos en rastrojos representaron un 29% de todas las salidas (una de cada tres salidas) y el 18% de las intervenciones realizadas en julio, por lo que los Bomberos aconsejan extremar las precauciones en los entornos rurales.

Fue lo que sucedió por ejemplo el año pasado en Tacoronte, cuando el incendio de unos zarzales, avivado por una repentina ráfaga de viento, hizo que las llamas atravesaran de un costado a otro la autopista del Norte. “Nunca había visto algo parecido”, confieza el oficial-jefe.

Y es que con el fuego nunca podemos fiarnos. Es imprevisible. De ahí que la prevención sea fundamental. En esa tarea los ciudadanos podemos prestar una valiosísima colaboración cumpliendo las sencillas pero valiosas recomendaciones que nos hacen los profesionales.

[apunte]Recomendaciones

Aparatos eléctricos. Muchos de los incendios en el hogar son de origen eléctrico, por lo que es muy importante desconectar todos los aparatos eléctricos en el periodo de vacaciones, dejando sólo el suministro eléctrico para la nevera y la alarma, si es posible.

Detector de humos. Es aconsejable disponer de un detector de humos en el propio piso, que permita dar la alarma a los vecinos en caso de que se inicie un fuego.

Butano. Es preciso desconectar el reductor de la bombona de butano para evitar cualquier incidente por escape de gas, manteniendo libres los conductos de ventilación en la cocina y el lugar donde esté el recipiente.

Red de agua. También es conveniente cerrar la válvula general en la acometida del suministro de agua para evitar posibles escapes de agua por tuberías flexibles u otros elementos de canalización

Teléfono de contacto. Por último, es recomendable dejar un número de teléfono de contacto al presidente de la comunidad o al vecino de confianza, por si surge alguna emergencia en la vivienda.

Rastrojos. En zona rural o edificación aislada, con matorrales o rastrojos muy próximos, mantener la zona perimetral limpia. La acumulación de los restos derivados de la limpieza deben colocarse en una zona aislada que no pueda ser afectada por cualquier fuego.

Jardines. Mantener el jardín podado y limpio, dejándolo libre de enredaderas y plantas trepadoras susceptibles de propagar un fuego.

Manguera. Disponer de una manguera de jardín conectada a un grifo de agua en la parte externa de la vivienda, que permita cubrir cualquier conato de fuego, de una longitud al menos de la mitad del perímetro de la edificación.

Son evitables. Estas recomendaciones pretenden evitar el fuego, un riesgo constante en cualquier lugar como el trabajo, el hogar y en nuestras actividades de ocio. La totalidad de estos incendios o conatos, son debidos a la falta de procedimientos adecuados y, por lo tanto, evitables.[/apunte]