X
el megáfono > los abrigos (II)

Empresarios contra la crisis

   

Pedro Beltrán (izquierda) y Miguel Amadeo Marcelino, presidente y vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Los Abrigos. | DA

VICENTE PÉREZ | GRANADILLA

Frente a la crisis, imaginación. Así lo ha entendido la Asociación de Empresarios, Profesionales y Comerciantes de Los Abrigos (Aepcla), que se ha planteado dinamizar la zona con actividades de ocio y fomentar las iniciativas que supongan la renovación del tejido empresarial y la mejora de su imagen. Nacida hace 15 años, este colectivo reúne a 41 de los 80 empresarios de este barrio granadillero, con la particularidad de representar también al sector pesquero, cuyas reivindicaciones respalda.

“Somos la asociación empresarial más antigua del municipio, y ante la crisis económica, debemos poner imaginación, y ofrecer un buen servicio, pero también reivindicamos mejoras para el barrio”, sostiene el presidente de Aepcla, Pedro Antonio Beltrán, asesor fiscal y laboral, desde hace un año y medio en el cargo, pero desde hace siete como portavoz de esta patronal.

Beltrán echa en falta más actividades de ocio promovidas por el Ayuntamiento de Granadilla, pues advierte que la mayoría se celebran en El Médano, una situación que Aepcla ha tratado de compensar organizando por su cuenta actos, algunos de gran éxito, como la presentación de las novedades gastronómicas del año, la Fiesta de la Cerveza (en que se consumieron 3.600 litros de esta popular bebida) o la feria de artesanía, además de un especial del Día de la Madre.

La idea de estas iniciativas no es otra que atraer clientes, aprovechando además su entorno marinero, con un puerto de pescadores, al que se accede por un paseo peatonal frente al mar con restaurantes, que son un sector importante en este núcleo, siembre en simbiosis con la pesca que dio origen a esta población.

“Tenemos un buen sector de restauración, y hemos crecido en supermercados, pero necesitamos más peso específico en tiendas especializadas, aunque no tenemos población para comercios de mayor tamaño”, subraya Beltrán, acompañado por el vicepresidente de la asociación, Miguel Amadeo Marcelino.

La mejora del entorno urbano y de los equipamientos públicos es otro de los caballos de batalla de este colectivo. Así, reclama más seguridad para los peatones en la avenida de entrada a Los Abrigos, con una mejor iluminación, aceras en todo el trayecto y pasos elevados. Además, echa de menos señales informativas.

En cuanto a las infraestructuras, Beltrán reivindica la puesta en marcha de un consultorio del Servicio Canario de Salud que, al menos, esté dotado con un médico y un enfermero. Conscientes de la estrechez presupuestaria de las arcas públicas, estos empresarios proponen que se acondicione para ello una parte de las instalaciones del nuevo centro cívico.

Las telecomunicaciones por cable son otra asignatura pendiente, pues la ADSL no llega a todas las calles. Beltrán explica que las vías ya cableadas disfrutan de este servicio gracias a que “en su día los dueños de bares y restaurantes hicieron el esfuerzo de contratar esta línea pese a que no tenían ordenador, pues Telefónica exigía que al menos 20 profesionales se dieran de alta para instalar la red”. Otra carencia de esta localidad, según esta patronal, es un campo de fútbol, ya que el antiguo fue reconvertido a estadio de béisbol, tras la desaparición del equipo de balompié.

Pero no todo son críticas; los directivos de Aecpla se congratulan de obras públicas que han mejorado la imagen del barrio, como la peatonalización del entorno del puerto y el paseo sobre el acantilado, así como la cripta y el centro cívico.

Comoquiera que la restauración es importante en Los Abrigos, y se surte de las capturas de los pescadores, Aecpla “comparte todos los problemas de la cofradía y apoya sus reivindicaciones”, como la necesidad de ampliar el puerto para aumentar el número de atraques y la protección de los barcos frente a temporales, así como sus quejas por la pesca furtiva y la necesidad del previsto puesto de primera venta y la lonja.

Frente a los embates de la crisis, estos empresarios tienen ganas de luchar, y esperan que el barrio, como el país en general, salga del bache actual.

El principal foco de restauración, en el paseo peatonal del puerto. | DA

[apunte] La cocina creativa y la popular toman impulso

Los restaurantes de Los Abrigos han ganado en calidad, de forma que, junto a los que ofrecen cocina tradicional, existen también los que fomentan la cocina creativa, cuyo buen servicio ha sido reconocido por Hecansa y alguno incluso figura mencionado en prestigiosas guías internacionales, según apunta Pedro Beltrán. El barrio tiene 24 restaurantes y cafeterías, donde se consume el pescado fresco que capturan los pescadores de la zona. “Aunque la crisis económica ha hecho bajar la recaudación a todas las empresas, el verano está siendo bueno para la restauración, donde no se ha despedido gente, y más de 100 familias siguen viviendo de esta actividad”. Estos establecimientos, por su buena cocina, “tienen clientes de toda la Isla, y también turistas”, que disfrutan del entorno portuario, subraya el presidente de la asociación empresarial, quien señala que han cerrado tres restaurantes, pero cree que en ningún caso debido sólo a la crisis.[/apunte]