X

En busca del lenguaje de las orcas

   

LUIS F. FEBLES | PUERTO DE LA CRUZ

La imponente presencia de las orcas cautiva y atrae la atención de cuantos tienen la posibilidad de observar de cerca los movimientos de estos auténticos guardianes del reino de Poseidón. De estas perlas de la naturaleza se conocen aspectos relacionados con su capacidad para cazar, su anatomía o su desarrollada inteligencia. Pero si hay algo desconocido para el público en general, es su lenguaje. Sonidos, dialectos y vocalizaciones son el objeto de estudio de un proyecto de bioacústica impulsado por la Fundación Loro Parque en colaboración con el departamento de Física de la Universidad de La Laguna.

Con estas investigaciones se pretende realizar un estudio de la evolución del comportamiento vocal de los cuatro ejemplares de orcas, reproduciendo diferentes sonidos en la instalación de los animales. El doctor en Ciencias del Mar y director adjunto de Loro Parque Fundación, Javier Almunia, explica a DIARIO DE AVISOS los pormenores de este proyecto. “El objetivo principal es construir una herramienta para facilitar la labor de los investigadores de bioacústica que trabajaban con animales. Cuando se realiza una investigación de bioacústica con cualquier animal, lo que se hace es grabar durante periodos largos los sonidos que ocurren en una determinada zona. Esto hay que hacerlo con registros de comportamiento para posteriormente analizarlos a mano e identificar los puntos donde hay sonidos. Nuestro objetivo con los animales es desarrollar un sistema automático de clasificación para no hacer el trabajo previo de procesado. Con una herramienta informática se detecta donde están los sonidos de los animales para separarlos del resto y organizarlos en una base de datos con una etiqueta de tiempo”, expone Almunia.

Los estudios realizados en las instalaciones del Orca Ocean consisten, entre otros, en tomar los sonidos de las orcas en tiempo real y archivarlos. Como explica Almunia, tras este primer paso se procede a “realizar una clasificación automática sin intervención humana, aunque este paso es complicado porque faltan aspectos por pulir”. “En este punto está trabajando la Universidad de La Laguna -matiza- con la idea de construir los sonidos hasta conseguir los elementos que permitan diferenciarlos, hasta el punto de que sea posible sintéticamente crear una versión del sonido natural que emiten los animales”.

Para el biólogo, este aspecto es fundamental ya que “abre otras puertas, posibilitando crear experimentos de playback en el que emites un sonido artificial y esperas a ver cuál es la reacción vocal, ya que, a partir de ahí, podemos investigar cuál es el significado de estos sonidos de comunicación de los cetáceos”. Con la puesta en marcha de estos experimentos se ha conseguido conocer que se comunica información entre las orcas, pero se desconoce qué tipo de información. En relación con la comunicación entre cetáceos, Almunia indica que “las vocalizaciones son más frecuentes en unos momentos que en otros, incluso algunas están relacionadas con la cohesión del grupo, pero la información concreta no se conoce”. Actualmente, “para las orcas se tienen descritas categorías de sonidos que utilizan grupos concretos, lo que se llama dialectos”. Las orcas tienen una serie de vocalizaciones que comparte un grupo familiar, mientras que otros pueden compartir algunas comunes y otras diferentes. Se han detallado algunos de estos dialectos y hay trabajos que han tratado la evolución de ese lenguaje, aunque no se sabe mucho sobre el significado. El dialecto se transmite por línea materna de madres a hijos”, indica este especialista.

Aunque ya se han conseguido importantes avances en esta materia, Almunia se muestra optimista y avala el proyecto impulsado por el departamento de Física de la Universidad de La Laguna, que, según sus palabras, “ha conseguido construir sonidos artificiales que son similares a los animales, aunque todavía no de forma automatizada. En el mismo momento en el que realmente el sistema de clasificación automática funcione, asistiremos a un resultado pionero a escala mundial”.