X
HURACÁN IRENE >

Evacuación sin precedentes

   

Una persona observa un árbol caído en la calle 43 este en Nueva York. | EFE

ELBA NAVARRO | Nueva York

“No es una broma, su vida podría estar en peligro” así de rotundo se mostró el alcalde de la capital del mundo, Michael Bloomberg, dirigiéndose a la población neoyorquina. Y no se equivocaba, diez son los muertos que ha dejado Irene a su paso por Estados Unidos en menos de 48 horas.

Entre los fallecidos se encuentran dos menores, uno de ellos de 11 años y residente en Virginia que perdió la vida cuando su casa fue aplastada por un árbol y el otro, moría en un accidente de tráfico provocado por un corte de luz que dejó inoperativos los semáforos.

La caída de árboles a consecuencia de ráfagas de vientos de más de 120Km/h provocó la muerte de dos hombres en los Estados de Carolina del Norte y Virginia.

Por otra parte, un surfista murió ahogado por las fuertes corrientes y el alto oleaje en el estado de Florida donde la alerta por el huracán fue desactivada al cambiar de rumbo tras su paso por Bahamas.

Es la primera vez en la historia de la ciudad de Nueva York que un alcalde ordena la evacuación obligatoria de 370.000 personas.

Las zonas afectadas son el sur de Manhattan, partes de Queens, Brooklyn y Staten Island.

Las autoridades han advertido sobre los posibles cortes de corriente eléctrica a lo largo del día de hoy, domingo, así como de la concentración de “mucha agua en las calles”.

Se preveían vientos de entre 90 y 120 Km/h por lo que muchos de los habitantes de las zonas de riesgo respetaron las órdenes de evacuación buscando cobijo en casa de familiares, amigos o en uno de los 91 refugios abiertos desde el viernes en distintas áreas de la ciudad.

Han querido minimizar riesgos porque en la memoria de todos está aún el recuerdo del Huracán Katrina que arrasó Nueva Orleans en el año 2005 donde perdieron la vida más de un millar de personas. Son muchos los que aseguran que estas muertes se podrían haber evitado con una mayor previsión por parte de las autoridades. Quizás por eso y aprendiendo de los errores del pasado, el presidente Barack Obama interrumpió sus vacaciones para interesarse personalmente de la evolución del huracán afirmando que “iban a ser 72 horas muy largas” y que evidentemente, muchas familias iban a ser afectadas.

Incomunicados

Los aeropuertos de Nueva York: J.F.Kennedy, La Guardia y Newark han cancelado las llegadas y salidas, afectando a más de 10.000 vuelos. El metro está cerrado por miedo a inundaciones y los trenes que viajan en la costa Este fueron interrumpidos.

Más de un millón de personas se encuentran en estos momentos sin corriente eléctrica en los Estados de Maryland y Carolina del Norte y permanecen incomunicadas por averías en los repetidores de telefonía móvil. Es el caso de un importador de Carolina del Norte que trabaja para una reconocida empresa Canaria con el que esta redacción ha querido contactar, encontrándose desde el pasado viernes en paradero desconocido.

Pánico controlado

A pesar de la gravedad de la situación, los ciudadanos de los trece Estados declarados en emergencia, desde las Carolinas hasta Massachusetts, viven el paso de Irene con resignación y mucha organización. Desde hace una semana han almacenado agua y comida ante la previsión de tener que pasar varios días encerrados en casa. Pilas, linternas y generadores de luz se agotaron rápidamente en las tiendas de la costa Este.

La exactitud con la que trabajan los servicios meteorológicos en Estados Unidos ha permitido a los afectados conocer minuto a minuto la evolución del Huracán, dándoles la posibilidad de anticiparse a cada uno de los movimientos de Irene. Aun así, han sido muchos los que han decidido permanecer en sus casas haciendo caso omiso a las recomendaciones de las autoridades. La mayoría de ellos son personas mayores que prefieren refugiarse en la seguridad de su hogar, a pesar de que en Estados como Maryland, ni siquiera pueden contar con el servicio de emergencia 911 que han decidido no atender a más llamadas de socorro.

El primero de la temporada

Irene ha sido el primer huracán de la temporada 2011 que comenzó el 1 de junio y finalizará el 3 de Noviembre. En su paso por Puerto Rico y República Dominicana alcanzó la categoría 2 aumentando a 3 sobre Bahamas. Al llegar al continente americano el huracán pasó a categoría uno en la escala de Saffir-Simpson que va desde el 1 al 5.

1-Daños mínimos, vientos de 119 a 153 Km/h
2-Daños moderados, vientos de 154 a 177 Km/h
3-Daños extensos, vientos de 178 a 209 Km/h
4-Daños extremos, vientos de 210 a 249 Km/h
5 Daños catastróficos, vientos de más de 249 Km/h

El nombre de Irene no es fortuito, desde el año 1979, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Servicio Meteorológico de los Estados Unidos decidieron denominar a los huracanes con nombres propios de mujeres y hombres
Cada año, se prepara una lista que contiene un nombre por cada letra del alfabeto (exceptuando las letras Q, U, X, Y y Z) Se confeccionan por seis años y las reciclan.

Los nombres de huracanes muy destructivos se retiran, quedando en los registros históricos, y son sustituidos por otros que inician con la misma letra. Ejemplo de ellos son Katrina y Andrew que nunca se volverán a utilizar.

Los nombres para el año 2011 son: Arlene (sustituye a Andrew), Bret, Cindy, Don, Emily, Franklin, Gert, Harvey, Irene, Jose, Katia (sustituye a Katrina), Lee, María, Nate, Ophelia, Philippe, Rina, Sean, Tammy, Vince y Whitney

Evolución
Aún se desconoce cuáles serán las consecuencias finales del huracán a su paso por la costa Este. El balance hasta ahora es de 10 víctimas mortales, más de un millón de personas sin luz y otros tantos desalojadas en los diferentes Estados que a día de hoy no saben cuándo podrán regresar a sus casas.