X
CONFLICTO LIBIO >

Gadafi agota sus últimas bazas, rechazadas de pleno en Trípoli

   

Un rebelde muestra sus manos con los colores libios tras hacer un mural que dice: "No más sangre" en Trípoli. | EFE

EFE | Trípoli

Muamar Gadafi agota dos de sus últimas bazas para encontrar una salida: una llamada a negociar sin éxito y la puesta en acción de una lanzadera móvil de misiles balísticos Frog 7, neutralizada por la OTAN, mientras 18 barcos emprenden las labores de descarga de la primera ayuda humanitaria. Gadafi telefoneó a través de su portavoz Ibrahim Musa a la agencia de noticias estadounidense AP en Nueva York para pedir una negociación que fue rechazada contundentemente en Trípoli. Además, según informó el general británico Nick Pope, aviones británicos neutralizaron la lanzadera con sistema de guía Paveway, que dijo representaba una “significativa amenaza para la población civil de la capital, Trípoli”.

Mientras, las fuerzas rebeldes se encuentran a 30 kilómetros al oeste de Sirte, ciudad natal del coronel Muamar Gadafi, y el principal bastión que aún conservan las tropas gadafistas, según fuentes rebeldes citadas por el canal emiratí Al Arabiya.
El dirigente rebelde Mohamed al Furtiya, aseguró que los rebeldes de la ciudad de Misrata, que soportó un duro asedio de varios meses por parte de las brigadas de Gadafi, se encuentran a 30 kilómetros al oeste de Sirte. Creen que en diez días se harán con el control de esta ciudad.

Asimismo, los rebeldes han anunciado que controlan totalmente la ciudad de Ben Yawad, en el este del país, donde las fuerzas fieles a Gadafi les habían plantado cara en su avance hacia Sirte y que se encuentran a un centenar de kilómetros al este de esta plaza gadafista. Mientras, los rebeldes cierran el cerco en torno a esta ciudad costera, las autoridades del Consejo Nacional Transitorio (CNT) intentan buscar una rendición negociada para evitar nuevos enfrentamientos.

Entre tanto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) anunció ayer que en los próximos días hará llegar a Trípoli unos cinco millones de litros de agua por vía terrestre y marítima desde los países vecinos a Libia. Se han repartido ya 23.000 botellas de agua.