X
SOCIEDAD >

Giovanny ya respira sin ayuda y su madre recibe el alta hospitalaria

   

En la imagen, Adrián, Ana María y el pequeño Giovanny. | DA

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

Por fin, Giovanny Rodríguez se ha deshecho de la asistencia respiratoria y ya respira por si mismo y su madre, Ana María Tavarez, recibió el alta médica el pasado viernes. Así lo indicó a DIARIO DE AVISOS Rodríguez, el suegro de Ana María, quien remarcó, además, que los dos están evolucionando muy bien tras la operación de trasplante realizada el 17 de agosto, a través de la cual la madre donaba parte de su hígado a su hijo.

Ambos órganos están tomando poco a poco su tamaño normal, explicó Francisco Rodríguez, y todas las analíticas y pruebas que se les han realizado hasta el momento “han salido bien”. Tras 14 días de hospitalización, ahora Ana María debe acudir a consultas ambulatorias para su supervisión médica. Según aclaró Francisco aún no le han quitado los puntos pero tanto ella como Adrián, padre de Giovanny, se encuentran con mucha fuerza para seguir luchando por su hijo.

Francisco Rodríguez comentó que ambos evolucionan sin complicaciones aunque a Giovanny todavía le quedan al menos dos meses hasta que pueda salir del hospital. El pequeño sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital 12 de Octubre, donde sus padres van a verle dos veces al día, ya que tiene restricciones en el régimen de visitas.

Olga, abuela de Giovanny, regresó ayer a Tenerife tras pasar todo este tiempo en la capital española apoyando a su hijo y a su nuera. Rodríguez apuntó que la estancia en Madrid es muy cara y, una vez pasado el peligro, hay que optimizar todos los recursos económicos para que Ana María y Adrián puedan estar cerca de su hijo hasta que puedan volver a la isla.

Giovanny sufría una enfermedad crónica llamada atresia biliar que se manifiesta a los pocos meses de nacer y que se caracteriza por la obstrucción de los conductos que permiten la salida de la bilis del hígado. La única cura posible para esta enfermedad es el trasplante, que en este caso el equipo del cirujano especialista en dicha técnica, Enrique Moreno, realizó con la mínima porción suficiente del hígado de su madre. Los trasplantes con donante vivo, como éste, tienen mayores posibilidades de culminar con éxito; además, el carácter progresivo de la enfermedad de Giovanny exigía urgencia en la operación. Por todo esto y por la escasa perspectiva de que llegara un órgano a través de un fallecido, Ana María se decidió en ser la donante.

Ana María Tavarez, quien fuera reina del carnaval de 2009 y su marido, Adrián Rodríguez, han pasado un largo calvario desde que a solo dos meses del nacimiento de su primer hijo, los médicos le diagnosticaran la enfermedad. Al terrible pronóstico se le unían después la pérdida del trabajo de ambos progenitores y las idas y venidas de hospital en hospital, hasta que los médicos dieron con la solución, no sin antes haber pasado por el quirófano en una ocasión.

Durante todo este tiempo, la respuesta de a sociedad tinerfeña a la llamada de estos padres ha sido admirable, según recalcó Rodríguez, y se han sucedido tanto las donaciones como los actos benéficos como el que tendrá lugar el viernes en el Orfeón La Paz de La Laguna a las 17.00 horas.