X
TEGUESTE >

Hermanamiento de milicias

   

La escenificación de este año, que será el 8 de septiembre, se situará a mediados del siglo XIX.| DA

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Más de un mes y medio llevan ensayando los miembros de la milicia de Tegueste que cada tres años representan en el municipio La Librea, Bien de Interés Cultural (BIC) y cuyos orígenes se remontan al siglo XVI. El próximo 8 de septiembre tendrá lugar la representación de la batalla con la salvedad de que este año las milicias de la Gesta del 25 de julio de Santa Cruz participarán en el desfile que se realiza el uno de septiembre por las calles de Tegueste.

“Es un guiño a la relación que existió entre las milicias, porque aunque ambos acontecimientos se produjeron en momentos históricos distintos, la relación entre los dos grupos existió, puesto que la milicia de Tegueste fue una de las más activas en la Gesta del 25 de julio, en la que participaron todas las milicias de Tenerife”. Quien así se expresa es el capitán de la milicia de Tegueste, Alfredo López.

En cuanto a las novedades, explica López, “aún son pocas las cosas que podemos concretar solo que este año La Librea se va a desarrollar en el momento histórico situado a mediados del siglo XIX”.

El capitán de la milicia remarca que, aunque la representación se está realizando cada tres años, “el gasto anual era inasumible”, cada año se renueva la promesa ante la virgen con los miembros de la danza, los barcos y la milicia a través de un desfile”.

La Librea de este año será una representación de un día de fiesta en el Tegueste de 1850 en el que, además de una amplia exposición de las costumbres y tradiciones de la época, se plasmarán escenas basadas en documentos encontrados en el Archivo Municipal de la Villa. El director artístico de la Librea 2011 será Miguel Ángel Hernández, un teguestero que recuperó este acto en 1997.

Ya han comenzado los trabajos de instalación de la estructura del castillo.| DA

Cada tres años

Los barcos, la Danza de las Flores y La Librea componen la representación que cada tres años ofrecen los vecinos de Tegueste. Una manifestación popular que se remonta al siglo XVI y que surge como agradecimiento al Santo Patrón por haber liberado al pueblo del terrible azote de la peste de las landres que diezmó notablemente la población de la isla, de forma que se le rinde homenaje, con promesa de perpetuidad de erigirle unos barcos en el día de sus fiestas.

La Librea consiste en una especie de milicia mandada por un capitán. Esta típica escuadra de tierra adentro marchaba por riguroso orden según la promesa ofrecida, del siguiente modo: el Barco de Pedro Álvarez en primer lugar, seguido del de Tegueste, y en último lugar, el de San Luis. El Socorro también rendía pleitesía de reconocimiento por la aludida merced, navegando todos sobre la carretera que el hombre del campo, con su yunta de vacas, ha arrastrado orgulloso hasta nuestros días.

En principio, cuando en Tegueste existieron las milicias, con sus brillantes uniformes y su capitán al frente, la cuadrilla descargaba sus armas de fuego en señal de honor a la salida y entrada de los santos patronos. Al desaparecer del pueblo estas fuerzas, continuó la tradición formando compañías de voluntarios, que al no disponer de armas de fuego, idearon las “escopetas de caña”, con las que desfilaban en las procesiones.