X
LA PALMA >

Inversión de dos millones de euros en el tubo volcánico de Todoque

   

El tubo volcánico, desprotegido hasta ahora por problemas. | DA

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

La presidenta del Cabildo, Guadalupe González Taño y el consejero de Medio Ambiente, Carlos González, se reúnen esta misma mañana con los propietarios de las fincas ubicadas en las proximidades del tubo volcánico de Todoque, declarado monumento natural, donde antes de final de este año se llevará a cabo una inversión de dos millones de euros en la primera fase de recuperación de este enclave natural de gran interés científico y de sensibilidad ecológica. Un espacio que en los últimos años se ha visto seriamente afectado por la falta de control en las visitas a la zona.

En este acto administrativo el Cabildo podrá formalizar el procedimiento para la ocupación de estas parcelas, un escollo que se salva ahora y que durante décadas ha impedido la protección de la zona.

El consejero de Medio Ambiente en el Cabildo, Carlos González, destacó el trabajo realizado en los últimos años para llegar a esta meta, que llevará al Cabildo a expropiar una extensión de 50 hectáreas, y conseguir, en el horizonte del año 2014, la ejecución de una inversión de siete millones de euros en la que se incluyen los costes de un centro de visitantes y un control racional y vigilado de las miles de personas que cada año acceden al enclave natural, de enorme atractivo turístico y que constituye un recurso de futuro de gran potencial.

El tubo volcánico de Todoque presenta una degradación medioambiental que ha sido denunciada en varias ocasiones por grupo ecológicos y por varios grupos políticos. La actuación más inmediata obliga a realizar trabajos de recuperación que serán costeados con financiación estatal a través del Ministerio de Medio ambiente, del Gobierno de Canarias y del Cabildo palmero, que han decidido sumar esfuerzos y tomar medidas efectivas que eviten un mayor deterioro del entorno natural.

Si todo sale según lo previsto por el Cabildo palmero y que ha sido plasmado en el proyecto redactado por los técnicos, 300 de los casi 900 metros de extensión del tubo volcánico, podrán ser visitados bajo un estricto control y con limitaciones geográficas, lo que sin duda permite la protección de una zona especialmente sensible y cuyo tubo, formado por lava, constituye uno de los principales atractivos del enclave.