X
SEGURIDAD Y EMERGENCIAS >

La crisis podría retrasar años la implantación de la Policía Canaria

   

El director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana, ante uno de los puestos de mando. | JAVIER GANIVET

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias había previsto que se hubiera culminado ya, al menos, la primera fase de implantación del Cuerpo General de la Policía Canaria que contemplaba los primeros 300 efectivos. “Esto no se ha podido hacer”, según comenta el director general de Seguridad y Emergencias, Juan Manuel Santana, quien estrenó cargo el pasado mes de julio. “Todo se ha visto afectado por la crisis económica” y su implantación completa, con un total de 1.700 efectivos, podría tardar años, ya que afirma que “se irán analizando cada año las disponibilidades económicas que pudieran destinarse a este fin”. No obstante, añadió que “no nos vamos a quedar parados porque la seguridad, al igual que la sanidad o la educación, son bienes públicos prioritarios”.

Policía Local

En materia de seguridad también las policías locales se han visto influenciadas por los problemas económicos de las administraciones municipales, aunque Juan Manuel Santana comentó que “ya habían sido bien dotadas antes de la crisis”. Así que se cubrirán las vacantes, pero no se tiene previsto la ampliación de las mismas. El director general asegura que “tampoco tenemos constancia de que haya demandas en este aspecto”. En estos momentos Canarias cuenta con alrededor de 3.300 agentes de policía local y con un refuerzo de agentes de otros cuerpos en los municipios turísticos.
Las líneas de actuación prioritarias de la Dirección General de Seguridad y Emergencias vienen marcadas por el propio programa de Gobierno, según afirma Santana. Entre las mismas, no solo se encuentran los aspectos relacionados con la prevención del delito, sino la seguridad vinculada a los riesgos por emergencias.

Visión global

Avanzar en coordinación entre todos los agentes que intervienen y contar con una visión global de las mismas es uno de los objetivos primordiales, así como seguir implementando el sistema integral de gestión y la mejora en las comunicaciones. En lo que a esto se refiere, “la colaboración entre las administraciones es excelente”, asegura.

Dentro del ámbito de las emergencias, el nuevo director general se propone reforzar el Centro de Coordinación de Emergencias y Seguridad (Cecoes), cuyo funcionamiento y gestión “ya es muy bueno, incluso puntero a nivel mundial, hasta el punto de que otros países se han interesado por su modelo para copiarlo”. El protocolo de funcionamiento desde que se recibe una llamada en el 112, se califica la emergencia y se coordinan los diversos instrumentos y actuaciones a llevar a cabo, es un sistema novedoso que incluye, además, la respuesta en cinco idiomas.
En lo que va de año, “el Cecoes ha atendido 237.000 llamadas”, apunta. Añade que el conocimiento del 112 por parte de la población es de un 97 por ciento en Canarias.

En cuanto a las emergencias por fenómenos meteorológicos adversos u otras como riesgo sísmico o terremotos, “todo es mejorable”, sobre todo en lo que se refiere a la información a la población.

En este sentido, Juan Manuel Santana indica que “con los últimos fenómenos ocurridos en las Islas, la gente es cada vez más consciente y presta más atención a los avisos para tomar las medidas preventivas”. Asimismo, recuerda que el número de información 012 también está para informar a la población sobre cómo debe actuar en caso de emergencia.

Planes de emergencia

La coordinación de todos los planes territoriales sobre protección civil tiene como objetivo definir cuáles son los riesgos que pueden existir y tomar las medidas preventivas y actuaciones para cada situación específica concreta y deben estar adaptados además a cada territorio.

En Canarias esto es más importante debido a que cada isla cuenta con sus características propias. En este sentido, los planes de emergencia -de los que solo se han homologado 18 del total de los 88 municipios existentes en las Islas-, jugarán un papel fundamental en cualquier situación de riesgo que pueda producirse, explica el encargado de la seguridad en Canarias.

En cuanto a los simulacros con el fin de que la población esté preparada para afrontar las situaciones de riesgo que se puedan presentar, éstos se tendrán que realizar a través de los planes de protección municipal y coordinados por la administración local, ya que en una emergencia son los propios ayuntamientos los que conocen las características del municipio, indica.

Riesgo volcánico

El Pevolca, plan específico para riesgo volcánico aprobado en el año 2009, aún está pendiente de que se elaboren los planes insulares específicos de las islas en donde se establece que existe cierta actividad: Lanzarote, Tenerife, La Palma y El Hierro, aclara el director general. “Estamos trabajando con los Cabildos en el desarrollo de estos planes insulares para que estén terminados lo antes posible”, comentó el responsable en Seguridad.

[apunte]

La seguridad como valor turístico

La Dirección General de Seguridad y Emergencias, según informó su titular, Juan Manuel Santana, tiene previsto reunirse en breve con touroperadores para a través de ellos potenciar el valor de la seguridad en Canarias como un atractivo más a la hora de captar turistas. Santana afirmó que “es un valor que es necesario potenciar”.

La atención a los visitantes en materia de seguridad y la rápida respuesta a cualquier incidente ocurrido a un turista, son para el Gobierno uno de los aspectos por los que el turista puede decantarse por Canarias a la hora de elegir destino vacacional. En estos momentos, según explica el director general, Juan Manuel Santana, “existe la percepción de que el Archipiélago es seguro y, de hecho, muchos de los turistas han cambiado el Norte de África por nuestras Islas por ese motivo en las últimas campañas”.

Por otra parte, el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias adelantó que se está estudiando la posibilidad de llevar a cabo otros proyectos de corte tecnológico destinados a informar al turista sobre aspectos relacionados con la meteorología y, en general, sobre cualquier situación de riesgo a la que se pueden enfrentar con la colaboración de los touroperadores y a través, por ejemplo, de los smartphones.

[/apunte]