X
crimen en valladolid >

La cuidadora de los tres menores fallecidos ingresa en prisión

   

EUROPA PRESS | VALLADOLID

La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid ha ordenado hoy el ingreso en prisión de la presunta autora de la muerte por asfixia de tres menores discapacitados en un centro de acogida de Boecillo (Valladolid), G.L.B, de 55 años, que aseguró en su primera declaración prestada a la Guardia Civil, no recordar nada de lo ocurrido y mantuvo que su único propósito fue el de quitarse la vida.

Bajo custodia policial en el Módulo Penitenciario del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde se recupera de las lesiones que se autoinfligió en las muñecas y cuello con un cutter, la cuidadora de origen uruguayo fue ayer interrogada sobre lo ocurrido en el centro de acogida ‘Nuevo Amanecer’, donde fueron hallados los cadáveres de tres niños discapacitados de 3, 9 y 14 años con sus cabezas cubiertas con papel de cocina film, sin que facilitara explicación alguna ya que aseguró que no recordaba nada.

En ningún momento se responsabilizó de la muerte de los tres menores y tan sólo alegó que su único propósito fue el de quitarse la vida, según informaron fuentes de la investigación, las mismas que refieren que la declarante, tal y como ha revelado el marido de la detenida, ya protagonizó hace un par de años en Ávila otro intento de suicidio.

Tras su primera declaración ante la Benemérita, se está a la espera de que la cuidadora reciba el alta médica para que pueda ser puesta a disposición del Juzgado de Instrucción número 6 de la capital, trámite que tendrá lugar en los próximos días.

Síndrome de Burnout

El psiquiatra vallisoletano Blas Bombín ha mostrado hoy sus dudas respecto de que la muerte por asfixia de tres menores discapacitados en un centro de acogida de Boecillo (Valladolid) a manos, presuntamente, de su cuidadora pueda enmarcarse en un triple homicidio por compasión y, en cambio, ha conjeturado que la tragedia podría tener su origen en el denominado ‘síndrome del quemado’ o síndrome de Burnout al que se encuentran expuestas las personas que desempeñan determinadas tareas.

En el presente caso, y tras advertir de que la opinión expresada se mueve en el terreno de la conjetura, ya que para un diagnóstico preciso sería necesario entrevistarse con el paciente, el experto en Psiquiatría ha calificado la conducta de la cuidadora de “aberrante y de naturaleza monstruosa y antinatural” y, en principio, ha puesto en tela de juicio que la triple asfixia de los menores -sus cabezas aparecieron cubiertas con papel de cocina film- responda al deseo compasivo de la detenida de poner fin a la penosa vida de las víctimas.

Así, frente a la hipótesis del triple homicidio compasivo, Blas Bombín, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que el comportamiento de G.L.B, de 55 años y nacionalidad uruguaya, quien llevaba cinco años trabajando en el centro ‘Nuevo Amanecer’ que gestiona la ONG Mensajeros de la Paz en Boecillo, podría ser fruto del síndrome de Burnout que afecta a algunas personas que están al cuidado de personas mayores, enfermas o discapacitadas, como el presente caso, y que “puede provocar estrés, cansancio, depresión y derivar en una alteración psicótica”.

En estos casos, tal y como ha precisado el experto, la persona afectada puede llegar a sufrir “delirios y tener actitudes aparentemente redentoras y compasivas que le llevan a erigirse en justiciera de una situación penosa o lamentable”, trastorno que podría verse agravado en el supuesto de que además consumiera algún tipo de sustancia estimulante para resistir el “agobio que puede suponerle el cuidado reiterado de este tipo pacientes”.

Desequilibrio mental

El intento de suicidio de la cuidadora, que fue hallada inconsciente en una bañera y con cortes en sus muñecas y cuello, es otro indicio que lleva a Bombín a cimentar su tesis de que G.L.B, “en un momento de lucidez”, pudo percatarse a posteriori de la gravedad de su conducta y que muestra que “el equilibrio mental de esta persona deja mucho que desear”.

De confirmarse su diagnóstico, el psiquiatra precisa que la imputabilidad de la detenida se encontraría atenuada a los efectos de su responsabilidad penal, aunque también ha apuntado que su condición de madre de la coordinadora de Mensajeros de la Paz en Castilla y León y, por ende, esa “cercanía, confianza o la consideración de persona allegada al sistema” pudiera ser utilizada contra ella como agravante en un juicio.

En cuanto a una posible responsabilidad subsidiaria por lo ocurrido en dicho centro de acogida, gestionado por Mensajeros de la Paz y tutelado por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta, Bombín ha sido categórico al asegurar la “dificultad” de prever este tipo de situaciones, sobre todo en personas que llevan tanto tiempo desempeñando este tipo de trabajos.

“La mente puede sufrir un trastorno de la noche a la mañana, prácticamente imposible de prever, en personas con una gran carga física de trabajo y un exceso de responsabilidad que pueden provocar desde el aislamiento y la depresión hasta la inestabilidad y la agresividad. Ocurre a personas que se sienten atrapadas en una especie de ratonera”, ha sentenciado.