X
CULTURA >

La cultura que nace en el Norte

   

funciones teatrales, como La Venganza de Don Mendo (imagen superior), a cargo de Timaginas. | DA

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

Lograr convertirse en espacio de referencia en la escena cultural del Norte de Tenerife, en una plataforma de difusión de las artes escénicas y la música, y también, en un centro a tener en cuenta en la formación no reglada de futuros artistas. Con estos objetivos abrió sus puertas el 14 de mayo la Sala Timanfaya del Puerto de la Cruz, en el emplazamiento que un día ocupó el cine del mismo nombre. Unas metas que hoy, tres meses y medio más tarde, una de sus artífices, como es Mónica Lorenzo Díaz, asegura que se están alcanzando; pero eso sí, sin otro secreto que la ilusión, el esfuerzo y el deseo de contribuir a la dinamización del ocio en la ciudad y en esta parte de la Isla.

“La respuesta del público -precisa Lorenzo-, en principio no está nada mal, con un aforo medio del 60% de espectadores en los diferentes espectáculos que hemos programado. Pero también hemos tenido llenos, sobre todo en las propuestas teatrales, como La Venganza de Don Mendo, que puso en pie Timaginas Teatro el pasado julio”. “En otros casos, como el de la danza, la gente no ha acudido de forma masiva -apostilla-; pero siempre hemos tenido claro que éste es un proyecto de largo recorrido, y nuestro trabajo consiste, precisamente, en facilitar una oferta que dé pie al fomento de un hábito”.


El cine que viene

Hay un proyecto que, al ser cuestionada por los retos que quiere afrontar la Sala Timanfaya, ocupa un lugar preferente: el cine. “Queremos comenzar a proyectar películas en la sala -detalla Mónica Lorenzo-; se trataría de filmes en versión original con subtítulos en español, que además irían precedidos de un cortometraje canario”. “Con ello, por un lado, incorporaríamos una oferta, la cinematográfica, de la que ahora mismo carece la ciudad; por otro -agrega-, mostraríamos nuestro apoyo a los jóvenes realizadores de las Islas que se abren camino”.

La mezcla de clown, ilusionismo y teatro cómico de Pablo Superstar. | DA

Desde mayo, la agenda de actividades de la Sala Timanfaya ha sido amplia y variopinta, desde la música de Polo Ortí o el musical Medley, hasta el teatro con Joel Angelino, Timaginas, Madame Vadeguai o Reymala, pasando por Entredanza o la magia de Sandro Nerilli y la mezcla de clown, ilusionismo y teatro cómico de Pablo Superstar.

Ahora septiembre arranca con las propuestas escénicas Aspirina para dos, una obra de Woody Allen que representará Teatrejo (día 3), a la que seguirá Esta boca es mía, con Elena Castillo (10), y el trío Tangatos (17), que presentará su disco Prioridades(17) en un espectáculo. “Queremos dirigirnos a todo tipo de públicos -concluye Lorenzo- y por eso estamos abiertos a todos los ámbitos de la creatividad”.

l espectáculo de ballet Ver para leer, de la compañía Entredanza. | DA

[apunte]

Diverso y singular

Mónica Lorenzo pone de relieve el deseo de que la Sala Timanfaya llegue a cubrir todo el abanico de disciplinas artísticas. En ese camino, el recinto ha programado ya, por ejemplo, funciones teatrales, como La Venganza de Don Mendo, a cargo de Timaginas, o el espectáculo de ballet Ver para leer, de la compañía Entredanza.

Las artes escénicas también van a tener protagonismo en septiembre, con una representación del Circuito de Teatro y Danza de Tenerife, prevista para el día 30. Será la compañía teatral Delirium, que traerá el montaje de Un culo anda suelto; mientras que, ya en octubre, Reymala traerá a la ciudad turística su La reunión de los Zanni.
[/apunte]