X
La renovación del diputado del común >

La ley en vigor incompatibiliza la candidatura de Jerónimo Saavedra

   

Imagen de archivo del expresidente del PSC y edil en Las Palmas de Gran Canaria, Jerónimo Saavedra. | DA

DOMINGO NEGRÍN / BEGOÑA AMEZUA | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El concejal socialista del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Jerónimo Saavedra, no puede ser el próximo Diputado del Común porque, a pesar de abandonar la Corporación municipal, la ley establece otra serie de incompatibilidades que, en su caso, tienen un significado mayor.
Solo si abandona su vinculación con el PSOE podría acceder a este órgano del Parlamento regional. Eso, si los socios del pacto, Coalición Canaria (CC) y el Partido Socialista Canario (PSC), no optan finalmente por modificar la actual norma.

Aunque la candidatura del histórico dirigente del PSC no es oficial, nacionalistas y socialistas han acordado la conveniencia de presentar al concejal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en la oposición para proceder con la renovación pendiente del Diputado del Común.

Sin embargo, según el artículo ocho de la ley en vigor, esta candidatura no es compatible. El punto uno de este artículo dice que la condición de Diputado del Común es “incompatible con todo mandato representativo, con todo cargo político o actividad de propaganda política, con la permanencia en el servicio activo de cualquier Administración pública, con la afiliación a un partido político o el desempeño de funciones directivas en un partido político o en un sindicato, asociación o fundación y con el empleo al servicio de los mismos, con el ejercicio de las carreras judicial y fiscal y con cualquier actividad profesional, liberal, mercantil o laboral”.

En la actualidad, Jerónimo Saavedra figura como concejal en la Corporación municipal de Las Palmas de Gran Canaria. Una responsabilidad que el exalcalde de esta ciudad abandonaría para pasar a la Diputación del Común. Aún así, este histórico dirigente socialista debería renunciar a su afiliación para, a sus 75 años, optar a un nuevo cargo, cuyo mandato es de cinco años.

Tal y como se recuerda en la página web de las elecciones locales del pasado mes de mayo, desde 1972 su carrera política ha estado vinculada al PSOE y a la UGT desde 1976, siendo uno de los máximos artífices de la consolidación de ambas fuerzas en Canarias.

Quien ha sido además presidente de Canarias, ministro de Administraciones Públicas y Educación, diputado nacional y senador por la Comunidad Autónoma tendría otra posibilidad.

Esta solución pasa porque se cambie el régimen de incompatibilidades a través de una proposición de ley de los grupos parlamentarios del PSC y de CC para reformar la norma que regula el funcionamiento de una institución, cuyo objetivo es la defensa de los derechos y libertades constitucionales de todas las personas mediante la supervisión de la actividad de las administraciones públicas Canarias. Unas administraciones que se caracterizan por no cooperar con este organismo. La última reforma se hizo en 2001.

Salvados estos reparos, los 34 votos de los socios del pacto no son suficientes para sacar adelante la candidatura de Saavedra. La única opción, descartada a la oposición del Partido Popular (PP), es que se busquen los apoyos de los tres votos del grupo Mixto. Se necesitan dos que tiene Nueva Canarias (NC) de Román Rodríguez. El tercero es del Partido de Independientes (PIL) de Fabián Martín.