X
tazacorte >

La nueva guardería no puede abrir por graves fallos en su construcción

   

Las humedades y los defectos en la obra impiden la apertura de un centro que supuso una inversión de 516.000 euros. | DA

DIARIO DE AVISOS | TAZACORTE

La alcaldesa Carmen Acosta ha dado a conocer los “graves defectos” detectados en el inmueble de la nueva Escuela Infantil de Tazacorte, los cuales, ha revelado, impedirán que este servicio entre en funcionamiento de inmediato, como estaba previsto, hasta que se puedan solventar los errores de la obra que son considerados un problema de seguridad en un espacio en el que se prevé contar con medio centenar de niños de 0 a 3 años.

El actual grupo de Gobierno PSOE-PP del Ayuntamiento de Tazacorte ya ha reclamado a la empresa constructora de la Escuela Infantil del municipio -que no se ha estrenado y que se suponía ya terminada- el arreglo de esas deficiencias generalizadas producidas, sobre todo en la época de lluvias y que se seguirán produciendo mientras no se subsanen los fallos de la obra.

Según consta en un informe técnico facilitado por la alcaldesa, que viene acompañado por documentación fotográfica en el que se señalan las deficiencias detectadas en el inmueble, la escuela infantil, “no es apta para prestar el servicio educativo para el que se creó, sobre todo por motivos de seguridad”. En las imágenes que la Alcaldía ha facilitado se pueden observar graves daños en las fachadas, techos, pasillos, paredes, puertas… con humedades que se extienden por casi todo el edificio, desprendimientos en las cubiertas y grietas en las paredes. Al respecto se considera además que los acabados, tal y como se encuentran, “son un peligro para los niños que serán acogidos en esa instalación”.

También hay problemas en las zonas exteriores, con canalizaciones de agua vistas que afectan al entarimado perimetral (madera no apta para exteriores) que se ha levantado. A esto se une un vallado perimetral inconsistente y un muro sin cerrar en la fachada sur, por donde podrían escaparse los niños y producirse un accidente. Incluso, se sitúa como ejemplo incomprensible de la falta de seguridad con la que se desarrollaron los trabajos, la presencia en los jardines del complejo infantil, de varios cactus plantados, con el consiguiente peligro para los pequeños que recibirá el centro.

Al respecto, según aclaran desde el grupo de gobierno, “hemos establecido unos primeros contactos y seguiremos insistiendo para ver la posibilidad de que la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias pueda asumir mediante convenio la guardería, ya que económicamente es inviable para esta administración local”. “Evidentemente esto no se podrá hacer hasta no subsanar estos desperfectos y deficiencias que los técnicos han detectado en una obra que estaba supuestamente concluida”, señaló la alcaldesa.