X
NORTE >

Lo más natural de las tierras del Norte

   

Los productos que se venden en el mercado pasan directamente de la huerta a la casa, porque se suelen recogen el día anterior a su venta. | MOISÉS PÉREZ

CRISTINA DELGADO | LA GUANCHA

Agricultores, apicultores, ganaderos, pescaderos, artesanos y reposteros tienen, desde el día 12 del pasado mes de marzo, un lugar en el que vender directamente sus productos: el Mercado del Agricultor de La Guancha. Se trata de una iniciativa que concibe la posibilidad que tiene el Norte de “unificar el sector primario y el terciario”, asegura la alcaldesa del municipio, Elena Luis. Ha tenido un buen comienzo, ya que hasta mayo registró en torno a 35.000 visitas, y cada fin de semana va al mercado y consume una media de 3.000 personas.

La ventaja que tiene este nuevo mercado de carácter comarcal, que no tienen otros, es la ubicación. Se localiza en el margen de la TF-5 en dirección Santa Cruz, una carretera con “100.000 clientes potenciales cada día”, según Luis. Con lo cual, los clientes están y solo “hay que atraerlos y dar un servicio de primerísima calidad. Y la fórmula no es otra que vender barato productos de la tierra y de calidad, en las condiciones adecuadas”, añade. Para ello, se ha creado la Asociación del Mercado del Agricultor de La Guancha. La presidenta de la junta directiva de los socios, Yurena Martín, dice que lo primordial, y así queda recogido en los estatutos de la asociación, es que “todo sea de cosecha propia”.
Según Nieves de la Cruz, el propio cultivo es el mayor atractivo del mercado. “Viene gente de todos los punto de la Isla, porque saben que esto es una garantía, que los productos vienen directamente del campo, de las manos de los artesanos…” Asimismo, la concejal afirma que desde el Consistorio están “enseñando a los agricultores, a través de la planificación del cultivo, a diversificar la producción para que haya variedad en un mercado competitivo”. Según la alcaldesa, Elena Luis, “aquí no se compite por precios, sino es la calidad la que se lleva el gato al agua”.

A pesar de que el mercado ha comenzado bien, “siempre hay cosas que mejorar”, comentan algunos agricultores. Respecto al hándicap que supone la entrada obligada al mercado a través del barrio costero de Santo Domingo, uno de los técnicos del mercado, Jonay Umpiérrez, declara que “la carretera no acepta cambios”.

La alcaldesa considera que se deben ampliar los aparcamientos para que haya mayor cabida para guaguas de turismo, sobre todo, ya que, dentro del proyecto turístico en el municipio, se incorpora el mercado. En lo que sí coinciden todos es en que “abrir el mercado toda la semana es imposible”, porque los agricultores necesitan tiempo para sus cultivos, y si no, “se terminaría convirtiendo en un supermercado”, añade Luis.

Autofinanciación

Los vendedores pagan una cuota semanal de 10 euros que sirve para costear el mantenimiento. Por lo tanto, se ha realizado, según la alcaldesa, “una instalación que es sostenible económicamente”, se autofinancia.

A parte, se ha sacado en concesión administrativa un local para una cafetería, como actividad complementaria, cuyo personal es del propio municipio. Así “se han generado puestos de trabajo y, al mismo tiempo se ha propiciado un punto de encuentro”, dice la edil Nieves de la Cruz.
“Si funciona la cafetería, funciona el mercado”, declara la alcaldesa. Además, en el local se han incorporado novedades, como los sábados música en vivo, “algo nuevo en la zona”. “El mercado se ha convertido en un reclamo”.