X
LÍNEAS DE MÁS > POR GERARDO DANIEL SETTECASE

Reelección a paso redoblado en Argentina

   

La sociedad argentina afrontó el domingo pasado una incomprensible cita para el resto del mundo: tener que votar obligatoriamente -sí, obligatoriamente- en las primarias de los partidos políticos de su país. Son las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Y de esa elección ha surgido claramente, por lógica comparación de votos, que cuando se vote también obligatoriamente en las presidenciales de octubre Cristina Kirchner será reelecta primera mandataria de Argentina en representación de una parte del Partido Justicialista, ya que, pese a las fuertes críticas de la oposición, sectores empresarios y grupos informativos, la actual presidenta ha acumulado el 50,7% de los votos totales escrutados (los suyos y los de las primarias de los otros partidos), lo que lleva a concluir que, o estos últimos mienten y Kirchner hace bien las cosas, o la actual mandataria tiene una excelente capacidad de manipulación de sus ciudadanos y ciudadanas.

Cualquiera que sea la conclusión a la que se llegue con respecto al motivo de su triunfo, se hace incomprensible, para un ciudadano de cualquier lugar del mundo, el porqué gastar casi sesenta millones de euros en menos de dos meses, en dos actos electorales que acabarán con el mismo resultado.

Mucho menos aún que veinticinco millones de personas, las habilitadas para votar, fueran obligadas por una ley a concurrir a una votación que solo debía haber involucrado a los afiliados y simpatizantes de los partidos políticos. Así es Argentina.

Quizás la raíz habrá que buscarla, tarde o temprano, en la fuerte raigambre autoritaria de todos y cada uno de sus partidos políticos y sus autoridades, pasadas y presentes, ya que todos, mal que les pese, llevan en sus espaldas el triste blasón de haber respaldado, por acción u omisión, un golpe de Estado. Entonces, este gesto autoritario del fin de semana pasado, como fuere imponer que sus habitantes deban concurrir a votar forzados a una primaria de todos los partidos, aun cuando al momento de ser aprobada la ley que impuso tal barbaridad algunos de éstos la rechazaron, acabo siendo aceptada por tirios y troyanos y participaron de ella todos, incluso teniendo la opción de no participar.

En tanto, Kirchner camina hacia la reelección a PASO (siglas de Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) redoblado. Nunca mejor dicho. Y ya lo sabe. Salvo milagro, meteorito o invasión extraterrestre, lo logrará.

La elección del domingo ha sido autoritaria y antidemocrática. Y la de octubre, un gasto innecesario. Es la Argentina que parece gustar a todos. kirchneristas y opositores.

gerardoctkc@gmail.com