X
TACORONTE-ACENTEJO >

Tacoronte-Acentejo solicita que se cierre la entrada a la uva foránea

   

Los gestores de la Denominación de Origen se quejan del daño que supone la entrada de uva de fuera. | DA

DIARIO DE AVISOS | Tacoronte

La Denominación de Origen vinícola Tacoronte-Acentejo propuso ayer cerrar en el muelle la entrada de uva foránea de vinificación o, lo que es lo mismo, que se impida que la uva que entra en las Islas bajo la etiqueta de “uva para comer” no se acabe destinando a la elaboración de vino que luego se venda como del país, lo que es un fraude.

Gestores de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo señalaron en un comunicado que la adquisición de contenedores de uva para vinificación que entra en la Isla con la etiqueta de “uva para comer” por parte de distribuidores privados y para mercados públicos pone en entredicho el supuesto control de la autoridad competente en dicha materia, al mismo tiempo que supone un claro ejemplo de competencia desleal para viticultores y bodegueros locales.

En opinión de Ismael Díaz, presidente de la Denominación Tacoronte-Acentejo, “éste es un asunto muy preocupante y que puede llevar al fin de la viticultura en la Isla; por ello, es urgente que la Administración competente tome cartas en el asunto imponiendo férreos controles en el muelle a la entrada de uva para vinificación. Lo realmente peligroso es que se confundan los términos y se utilice dicha uva para procesarla y venderla como vino de la zona a través del disfraz de vino del país”.

La visión del viticultor

Igualmente, José Manuel González, viticultor de la zona de Tacoronte, considera que “la pasividad de los responsables públicos lleva a que no se proteja lo nuestro frente a lo que llega del exterior”.

Ante estas críticas, desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, su máximo responsable, Juan Ramón Hernández, considera que, aunque entiende la demanda de los viticultores, “no se puede impedir que se importe la uva”, pero sí “que ésta se transforme en vinos de la tierra”.

La propuesta de Juan Ramón Hernández pasa por reforzar las medidas de control: “Hay que hacerle el seguimiento y controlarla en todo momento, y para eso se tienen que reforzar las líneas de inspección que tenemos en la Comunidad Autónoma de Canarias”.