X
ARONA >

Una toxina obliga al control de los medregales y otros grandes peces

   

Pescadores de Los Cristianos piden más agilidad en los controles. | DA

NICOLÁS DORTA | Arona

Los pescadores del sur han mostrado su preocupación por el control sanitario del Gobierno de Canarias a los medregales que superen los 15 kilos de peso como medida preventiva para evitar la ciguatera (intoxicación alimentaria) en ésta y otras especies.

Dicho control, iniciado a mitad del mes de agosto, requiere un proceso de analíticas que obliga a refrigerar la mercancía y retrasar la venta, afectando a la economía de los pescadores que viven de la captura de estos animales de gran tamaño. Félix Melo, miembro de la cofradía de Pescadores de Los Cristianos, es uno de los afectados y, aunque entiende que debe haber controles, pide más agilidad. “He comprado un barco, yo soy un pescador de anzuelo y vivo de la pesca del medregal y del peto. Lo que pido son soluciones más rápidas ”, dice.

La Viceconsejería de Pesca dijo ayer que se ha podido detectar algún caso de intoxicación en Fuerteventura “aunque todavía no está confirmado con seguridad”, matizan, y por ello “se han tomado medidas” para controlar esta toxina, presente en un alga ingerida por el pescado. “La seguridad de los consumidores está por arriba de cualquier situación, nosotros dejamos claro que no prohibimos la captura del medregal, sino su comercialización, si previamente no ha pasado los análisis”, explican desde el Gobierno de Canarias.

No se prohíbe la captura del medregal de más de 15 kilos, sino su venta sin controles

Al respecto, la Viceconsejería de Pesca ha enviado a los pescadores un protocolo de actuación que no les convence demasiado, comentan desde la Cofradía de Los Cristianos y Nuestra Señora de la Luz de Playa San Juan. Cuando se presenten medregales superiores a los 15 kilos se deberán dejar en los depósitos de la Cofradía en refrigeración; se tomará muestra de un trozo del pescado para enviarlos a analizar a un laboratorio gallego, y cuando la Viceconsejería tenga los resultados se lo hará saber a los pescadores.

Para detectar la toxina antes existían unos tests que se hacían inmediatamente con material de una empresa americana, pero al parecer “esta empresa ya no está”, dicen desde la Pesca, aunque para los pescadores este asunto es “una cuestión de presupuesto”.

Ya empezó la época del medregal y un 70% o 80% de la flota de bajura de Los Cristianos, unos 10 o 12 barcos, se dedica a su captura.

[apunte]

Alga poco común

La ciguatera es una forma de intoxicación alimentaria por peces que ingieren unas algas que generalmente habitan arrecifes coralinos. Es endémica de los trópicos y subtrópicos, aunque se pueden dar en otras zonas. Al parecer, en Canarias se han producido entre 2003 y 2008 algunos casos de ciguatera aunque no registraron gravedad entre los afectados.

Un equipo del Instituto Español de Oceanografía descubrió esta nueva especie de alga en las Islas, donde no existen condiciones ambientales idóneas para que prolifere. Estas algas se acumulan en la cadena alimentaría marina y hacen más tóxicos a los peces más grandes. Se ignora por qué el pez no se afecta por las toxinas y sí algunos animales.

Esta toxina es resistente al calor y la congelación y tampoco tiene color, ni olor, ni sabor. Su intoxicación puede provocar malestar en el hombre con manifestaciones gastrointestinales, neurológicas y cardiovasculares. Según los pescadores, el control de peces afecta a medregales; pez espada de más de 150 kilos; abades de 17 kilos; picudos de más de 150 kilos; pez sierra con peso superior a los 10 kilos y petos.

“Nosotros no queremos alarmar a nadie y nuestro deber es tomar precauciones e informar a los pescadores ante cualquier indicio de esta toxina en algún pez”, dicen desde el Ejecutivo autonómico.

[/apunte]