CD Tenerife

“¿Por qué a nosotros?”

MARTÍN TRAVIESO
SANTA CRUZ DE TENERIFE

Los trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del Club Deportivo Tenerife emitieron en el día de ayer un comunicado en el que dejaron de manifiesto que la entidad nunca tuvo la más mínima intención de salvar sus puestos, mientras que sí lo intentó con jugadores y otros empleados.

Además, se quejan de la escasa trascendencia económica que tenían sus salarios para el presupuesto del club. Esta circunstancia quedó recogida en la propia resolución del ERE: “La incidencia de los salarios del personal no deportista en la cuenta de gastos es mínima, no representando ni el 2% de los mismos”, lo que supone un promedio de ingresos, para cada uno de estos nueve trabajadores, de algo más de mil euros; si bien hay varios afectados cuyos sueldos mensuales estaban por debajo de esa media.

Causas objetivas

“En ningún apartado del ERE quedan recogidas las causas objetivas de por qué somos estos trabajadores los afectados”, protestan los empleados, que hasta ayer habían mantenido una total discreción durante todo este proceso, “en un acto de respeto y responsabilidad para con la entidad a la que nos hemos debido durante tantos años”. No obstante, han decidido pasar a la acción tras ver que el club no mantenía el mismo respeto.

Los exempleados del Club Deportivo Tenerife se muestran molestos por la manera de notificarles los ceses: “La notificación se realizó por escrito y se inició a las 19.30 horas. Si bien el asesor jurídico de la entidad, Ángel Fernández Carrillo, informó, desde las 14.00 horas, a través de diferentes medios de comunicación, de que las referidas cartas de despido estaban siendo entregadas”.

Los empleados afectados por este expediente de empleo son Antonio Figueroa Pérez, Antonio Hidalgo Morilla, Carlos José Jorge Reyes, Carlos Manuel Suárez Martín, Carmen Nieves Pérez Pérez, Lorenzo Bolaños García, María Beatriz Márquez Carrillo, María del Mar García Montero, Pedro María María de Dios y Ricardo Dorta Martín.