PAULINO RIVERO > PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE CANARIAS

“Mi objetivo nuclear es reconvertir la Administración”

"No se me hubieran caído los anillos si no hubiera sido presidente", asegura Rivero. / Foto. Sergio Méndez

[apunte]

Primera parte de la entrevista:

“La Justicia será implacable con los papeles de México”

[/apunte]

JUAN MANUEL PARDELLAS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

En su primera entrevista a un medio de comunicación de Canarias tras su reelección como presidente del Gobierno regional, Paulino Rivero descubre para DIARIO DE AVISOS las claves económicas y políticas en esta legislatura: reconvertir la Administración en sus tres niveles (ayuntamientos, cabildos y Gobierno), eliminar el freno burocrático a las inversiones millonarias y que un frente nacionalista entre CC y Nueva Canarias obtenga suficientes diputados para conformar un grupo parlamentario propio en el Congreso.

-¿El año 2012 será aún más duro?

“Serán unos presupuestos mucho más difíciles. 2012 probablemente sea el presupuesto más complejo de los últimos 20 años, porque se viene de menos a más. De 2008 a 2012, éste será el más complejo para ajustar lo público”.

-¿Habrá recortes de personal en la Administración?

“Canarias ha estado haciendo su tarea, un trabajo de hormiguita ajustando el presupuesto desde 2008. El de 2011 se aprobó con 1.000 millones de euros menos que el anterior. Hemos hecho los deberes antes que otros, que empiezan a anunciar que lo van a hacer. Y vamos a seguir”.

-¿Por qué la reducción de altos cargos no ha sido mayor?

“Cuando otros sólo lo anuncian, desde octubre pasado se redujo un 14% los altos cargos, pasamos de 10 a ocho consejerías y se redujo un 14% los cargos de confianza”.

-¿No se podía más?

“Siempre se puede hacer más. Y lo seguiremos haciendo”.

-¿Cómo se conjuga no subir los impuestos, para tener más presupuesto, sin tocar los servicios públicos esenciales, como la sanidad, la educación y las prestaciones sociales?

“Lo difícil es creer el discurso de algunas comunidades autónomas, que ahora dicen que van a reducir el 20% del presupuesto del próximo año sin tocar los servicios esenciales. Eso es imposible. Educación, sanidad y prestaciones sociales significan el 80% del presupuesto. Si recortas el 20% tienen que afectarse. ¿Es posible ajustar el presupuesto sin deteriorar los servicios esenciales? En Canarias, el ajuste ha sido muy importante, de 1.000 millones de euros de un presupuesto de 7.000, sólo en el último año, y la calidad de los servicios en la educación y la sanidad se ha ido manteniendo. Se puede recortar de otras cosas, pero los ajustes tienen un límite. El gran objetivo estratégico, nuclear del Gobierno, es la reconversión de la Administración canaria, su puesta al día, redimensionarla”.

-¿Cómo resume ese objetivo?, ¿en qué lo vamos a notar?

“Lo que pretende el Gobierno es ajustar la Administración, ahorrar y mantener la calidad de los servicios esenciales. Este mes pondremos en marcha un grupo de trabajo que nos permita tomar decisiones en 2012. Que analice duplicidades en el Gobierno de Canarias: qué competencias tiene cada una de las administraciones, identificar quién puede ejecutarlas con mayor eficiencia y dónde hay duplicidades, y analizar los servicios que se pueden mancomunar, qué otros insularizar, cuántos trabajadores públicos hay y cómo se pueden redistribuir dependiendo de las necesidades reales de cada administración”.

-¿Para hacer todo eso no se despedirá a ningún trabajador?

“Hay que tener primero un análisis previo, serio y riguroso, una radiografía de dónde estamos y determinar un objetivo estratégico de adónde queremos ir. Necesitamos una administración más racional. Y la reconversión, sea del metal, de la minería o, en este caso, de la función pública se puede hacer en seis meses o 10 años. Habrá que buscar que los efectos negativos impacten lo menos posible. Creo que será posible mantener los efectivos con un plan a medio plazo para garantizar el empleo público, para conseguir una Administración más eficiente, más eficaz y más productiva. Necesitamos el compromiso del Gobierno con ayuntamientos y cabildos, pero también un alto compromiso con los empleados públicos”.

-¿Ese plan contemplará la eliminación de algunos municipios?

“Hay que utilizar menos demagogia y ser más racional. Si lo primero que hubiera hecho es decir que hay que eliminar municipios, es entrar en una batalla que no va a resolver nada por largo tiempo. No se puede comparar Canarias con la Península. Entre los casi 8.700 municipios peninsulares, más de 6.000 son de menos de 5.000 habitantes, muchos con tan sólo unos cientos, pero con estructura, secretarios, funcionarios, vamos, una auténtica aberración. En Canarias, de 88, los más pequeños (El Pinar, Vilaflor o Artenara) tienen una estructura totalmente diferente. Esa batalla intermunicipal nos arrastraría a la melancolía y yo pienso más con los pies en el suelo. Creo más factible mancomunar e insularizar servicios, entender la Isla como un gran municipio”.

-¿Por qué no cree que la presidenta de Castilla-La Mancha pueda reducir su presupuesto un 20%?

“Han podido tomar medidas allí donde han estado gobernando, en Valencia, Murcia, La Rioja, Madrid y no han hecho nada. Otros, haciendo menos ruido, hemos hecho la tarea”.

-Alemania ha puesto sobre la mesa la necesidad de revisar los fondos estructurales, ¿peligra la financiación comunitaria hacia Canarias?

“Estamos haciendo un enorme ejercicio ante las autoridades comunitarias por la necesidad de mantener los fondos europeos a las regiones ultraperiféricas agravadas por la crisis. Le trasladé a los miembros de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, y ellos lo han entendido, que no sólo es imprescindible mantener las ayudas, sino reforzarlas. La UE ha entrado en una dinámica de facilitar la entrada de productos de países con menor o ninguna seguridad alimentaria, mano de obra muy barata y una enorme capacidad de producción. En ese marco, o la agricultura de las RUP tiene un trato preferente o desaparece. Y el sector agrícola significa economía, empleo, conservación del paisaje, valor añadido para el turismo, lucha contra el cambio climático. Hoy lunes repasaremos con agentes económicos y sociales los asuntos pendientes en Europa”.

“Los diputados canarios del PSOE y del PP no pintan nada, políticamente, en el Congreso”

-¿En algún momento de las negociaciones poselectorales temió no ser presidente?

“Para mí eso no es ningún temor. Llevo mucho en la política. Si como resultado del juego político me toca desempeñar una tarea distinta a la de presidente no se me hubieran caído los anillos. Pero lo cierto es que conseguimos unos magníficos resultados electorales y que Coalición Canaria (CC), para sorpresa de algunos, invirtió la tendencia en decadencia que venía arrastrando durante un largo periodo, hasta subir de 19 a 21 diputados. Tan cierto como que CC y PP tuvieron 21, es que CC ganó en cinco de las siete islas”.

-¿En ningún momento creyó que el líder del PP contaba con el apoyo de los nacionalistas de El Hierro y La Palma?

“Nunca tuve duda alguna de miembro de CC. Todos como una piña”.

-De nuevo, ante otras elecciones, ¿qué resultados espera el 20-N?

“Le adelanto ya qué ocurrirá: si son necesarios los votos de CC habrá inversiones y planes; si no son decisivos, se olvidarán como siempre ha ocurrido. Dé un repaso a la historia. Tuve la suerte de llegar al Congreso en el año 1996, cuando necesitaban los votos de CC. A partir de ese momento fueron los planes de carreteras, infraestructuras eléctricas, la equiparación de los ayuntamientos canarios a los peninsulares, el acuerdo para la modificación del REF, el estatuto que reconoce las regiones ultraperiféricas, el Plan Integral de Empleo, el incremento de ayudas al transporte del 10% al 33%. Eso lo digo en la etapa de Aznar con el PP y luego se repitió con Zapatero: el transporte pasó del 33% al 50%, el de mercancías del 30% al 70%… Pero todo esto en función de los votos necesarios de los nacionalistas canarios”.

-Algunas encuestas dan al PP cuatro y hasta cinco diputados en esta provincia, ¿qué datos tiene?

“No manejo datos certeros. Vamos a ver qué dicen los ciudadanos. Espero que CC, con los acuerdos que se alcancen en la alianza nacionalista que estamos fraguando, obtenga suficientes diputados para conformar un grupo parlamentario propio”.

-¿Ha contribuido a destensar las relaciones con la formación Nueva Canarias?

“Es muy importante que dos fuerzas políticas, como CC y NC, con sus diferencias (algunas importantes, hay que reconocerlo), tengan claro que esta vez Canarias está por encima de cualquier cosa. Las diferencias partidarias están ahí y no se van a superar por un acuerdo electoral para las Generales. Pero lo que está en juego es la posibilidad de defender los intereses de todos los canarios. He trabajado mucho en ello y sólo quedan los flecos. Tener un grupo parlamentario propio nos situará en otra dimensión”.

-¿Y cómo los nacionalistas van a hacer llegar el mensaje con tanto ruido entre PSOE y PP?

“No hay truco ni trampa. Lo importante es tener la capacidad de explicar y de que la gente entienda para qué ha sido importante la presencia de Canarias en Madrid. Hay sectores económicos en las Islas que, ahora, se han dado cuenta de que esto es fundamental. Y perder esa presencia será un gran paso atrás. Se trata de jugar o no en la primera división de la política del Estado al mismo nivel de los catalanes y los vascos, como viene ocurriendo desde 1996, porque incluso cuando sólo hemos sido dos, esos votos han sido necesarios. En los últimos cuatro años han sido más importantes para Canarias dos diputados de CC que los 160 del PP. ¿Qué iniciativa ha presentado el PP de España a favor de Canarias que haya prosperado? Ninguna. ¿Qué resultado han dado los dos votos de CC? Repasemos nuestra larga lista de logros”.

-Pero en PSOE y PP hay bastantes diputados canarios, ¿no es así?

“Y son tan canarios como nosotros, creo. Pero, políticamente, en Madrid no pintan nada. Hago una pregunta: me gustaría que alguien me dijera de algún diputado canario del PSOE o el PP que haya propuesto una iniciativa y que haya prosperado, que haya sido buena para Canarias, desde 1996. Los reto a que me digan sólo una”.

“Eliminaré los obstáculos de la burocracia a la actividad económica”

-Las patronales le piden que actúe contra la excesiva burocracia que ancla eternamente proyectos millonarios de inversión, ¿qué va a hacer al respecto?

“El otro objetivo estratégico para esta legislatura es facilitar la actividad económica. Lograr de una vez la ordenación y la clarificación de la Administración, en tanto frene de la actividad económica. No hablo de desregular. Manteniendo la normativa actual sobre nuestro territorio vamos a identificar los procedimientos que se pueden agilizar para facilitar la actividad”.

-¿Puede poner un ejemplo?

“Adjudicamos la primera fase del concurso eólico. Dos años después, no se ha podido instalar ni un solo aerogenerador, cuando además hablamos de inversiones de 2.000 millones de euros en energías limpias. No lo hemos podido desarrollar porque aún estamos pendientes de los informes de impacto ambiental. Tendremos que aprobar una ley que acredite a empresas externas para que elaboren esos informes. La Administración no puede paralizar proyectos de esta naturaleza”.

-Habrá quien tema más cemento.

“Al contrario. Vamos a identificar los obstáculos de la Administración a la economía, sin que haya que desregular nuestras leyes de protección de nuestro territorio y medio ambiente”.

-¿Por qué la rehabilitación de la planta alojativa obsoleta, que usted marcaba como la salida al alto número de parados, no ha cuajado?

“Hace 10 años avancé que teníamos un problema. Canarias soporta una población por encima de los recursos que tiene para dar empleo de calidad. No por xenofobia, sino por fragilidad del territorio. Ahora tenemos grandes dificultades para llegar a una tasa de desempleo razonable; no hay capacidad de generar más empleo. El turismo, en su mejor momento, como el actual, no está tirando del empleo como me gustaría. En construcción, tenemos más de 30.000 pisos sin colocar en el mercado. Existe un espacio precioso en la rehabilitación y renovación. Se generarían 120.000 puestos de trabajo en la construcción. Habría actividad económica y se mejoran los espacios turísticos para ganar competitividad. Además, hemos acabado el proyecto de ley para modificar el IRPF y bonificar en el 10% la rehabilitación de vivienda y eso generará también actividad en el sector”.

-¿Los empresarios dónde están encontrando las trabas?

“La Ley de Medidas Urgentes se aprobó en junio del año 2009. El segundo semestre de ese año fue nefasto para la economía. A finales de 2010 mejoró la ocupación turística y ahora tirará de la rehabilitación. Es imprescindible”.