X
OLEAJE EXTREMO > AVISO DE NUEVAS MAREAS VIVAS

28-S: Llega la mayor marea del año

   

La previsión oceanográfica es que la mayor marea del año en la Isla se producirá el día 28, sobre las 14 horas. / FRAN PALLERO

AGUSTÍN M. GONZÁLEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

San Andrés y otros núcleos costeros de la isla de Tenerife deben estar alerta, sin alarmismos pero con la necesaria cautela y prevención, ya que a finales del presente mes de septiembre se producirán las mareas más altas del año. Son las conocidas como mareas de San Miguel, provocadas por el equinoccio y la acción gravitatoria del Sol y la Luna.

En el caso de que estas denominadas mareas vivas, con olas de más de dos metros de altura, coincidan con factores meteorológicos, como el mar de fondo, pueden producir olas de más de cuatro metros, con el consiguiente riego de nuevas inundaciones en San Andrés y en otros núcleos del litoral tinerfeño que carecen de suficiente protección.

Tomás González Sánchez Araña, capitán de marina mercante y exjefe de Salvamento Marítimo de Tenerife, advirtió de este fenómeno durante su participación en el programa Canarias en la Onda, de Teide Radio Onda Cero, y explicó que “las mareas vivas se producen cada 4 o 5 años y en la época equinoccial de septiembre se alinean el Sol y la Luna -en fase de luna nueva- y aumenta una mayor presión sobre la Tierra, originando las mareas vivas”.

Según indicó el experto, la altura de marea más alta que se ha producido en Santa Cruz ha sido 2,90 metros y para fines de este mes está previsto que alcancen los 2,70. En concreto, los estudios oceanográficos prevén que entre los días 26 y 29 de septiembre se producirán las mareas más altas del año en la Isla. El momento máximo se calcula que será el día 28, sobre las 14 horas.

De todas formas, Tomás González recalcó a DIARIO DE AVISOS que las mareas vivas por sí solas no son un peligro. “Puede volver a suceder algo parecido a lo que sufrió San Andrés a fines de agosto si a las mareas vivas se suma mar de fondo, mar tendida o mar de leva, aparte de viento local, con lo que entonces habría olas de más de cuatro metros”.

El exjefe de Salvamento Marítimo aclaró que el mar de fondo o mar de leva procede de temporales lejanos que se producen en el Atlántico y que van propagando la energía hasta llegar a Canarias. “Por ejemplo -citó-, el último huracán del Caribe llegó cinco días después a las Islas en forma de mar de fondo”.

El experto recalcó que las previsiones oceanográficas no pueden confirmar aún que a finales de septiembre haya mar de fondo, por lo que “no hay motivo para la alarma, sino para la alerta”, y animó a las autoridades y a los vecinos a tomar medidas como “cerrar la autovía al tráfico y proteger los edificios de primera línea marítima de San Andrés con sacos de tierra y otros sistemas similares”.

Las mareas son provocadas por la atracción gravitatoria que ejercen la Luna y el Sol. La atracción es mayor en la cara de la Tierra que está frente a la Luna, provocando un pleamar o marea alta. Estas pueden llegar a ser causas de inundaciones en poblaciones costeras. Se denominan mareas vivas aquellos momentos en los cuales se produce la máxima atracción, y se forman cuando la Luna, el Sol y la Tierra se encuentran alineados (Luna llena o Luna nueva).

[apunte]

“No alarmar, pero sí alertar a la gente”

Tomás González Sánchez Araña fue en 1993 fundador del Servicio de Salvamento Marítimo en Tenerife y ostentó la jefatura hasta que se jubiló en 2005. Por su experiencia y conocimiento, cree que en una situación como la que ahora se presenta con las mareas vivas “no hay que alarmar, pero sí hay que alertar a los ciudadanos. Cuando yo era jefe de Salvamento Marítimo alertábamos a las cofradías de pescadores y otros colectivos, y ahora no se hace así y por eso el oleaje nos coge por sorpresa, como a fines de agosto. Me sorprende -señaló- que las fuerzas vivas no tengan en cuenta a las mareas vivas”. Respecto al sistema de protección más idóneo, el capitán de marina mercante opinó que lo que necesita San Andrés es una escollera, “ya sea semisumergida o con tretrápodos, que es un sistema muy eficaz que destruye la ola si se ubica en el lugar adecuado. Algo hay que hacer porque que el mar siempre va a reclamar su territorio”.

[/apunte]