X
SUCESOS >

A prisión sin fianza por el cruel asesinato de su mujer

   

N. DORTA – T. FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El juez del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Arona, Daniel Pedro Álamo González, decretó ayer el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, de Luis Domingo M.A., como presunto autor del asesinato de su esposa Clementina M.G., según informó ayer el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Esta decisión del juez se produjo después de que se desplazara en comisión judicial hasta el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, donde Luis Domingo convalece de las heridas que se autoinfligió tras supuestamente asestar a su mujer varias puñaladas que le costaron la vida, en sucesos que tuvieron lugar en la madrugada del pasado domingo.

El juez ha imputado al detenido, que se negó a declarar, un delito de asesinato, y ha dictaminado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza. Esta última medida se hará efectiva tras el alta médica del imputado que, si bien se encuentra fuera de peligro, sigue estando herido de gravedad.

Como recordarán los lectores, Clementina y Luis venían pasada la una de la madrugada de aquella jornada de unas fiestas en el municipio de Arico, de donde son naturales ambos y cuyo Ayuntamiento ha decretado dos días de luto. Al llegar al domicilio, ubicado en un segundo piso del edificio Las Rosas, dentro del término municipal de Arona, llegó lo peor. No se escucharon gritos de la pareja, pero sí de su hijo. Su padre lo llamó para decirle que viniese y solicitase una ambulancia.

El caso de Clementina es el segundo etiquetado por las autoridades como crimen de violencia de género en Canarias en lo que va de año.

[apunte]

Clementina descansa en paz en el cementerio de Arico Viejo

Clementina M.G. fue enterrada ayer en el cementerio de Arico Viejo. Al sepelio acudieron amigos, familiares y autoridades municipales para darle el último adiós a esta mujer, víctima de la violencia machista, que perdió la vida a manos de su marido, Luis Domingo M. A., la madrugada del pasado sábado en Las Rosas (Arona). Tanto los ayuntamientos como el resto de administraciones públicas han mostrado su pesar y su disposición a aplicar tolerancia cero sobre estos hechos, guardando un minuto de silencio como señal de protesta. La conmoción entre los ariquenses es grande, dado que tanto la víctima como el presunto agresor, aunque ahora vecinos de Arona, son naturales de dicho municipio tinerfeño.

[/apunte]