X
EL CAMPO >

Apañada de almendra en Vilaflor

   

ESTEBAN DE ARMAS | Vilaflor

Un año más cientos de voluntarios participarán desde primeras horas de hoy en la apañada de almendras que se realiza en los árboles de la comarca de Chasna, atendiendo a la convocatoria que a tal efecto ha cursado la SAT de Agricultores de Chasna y la Asociación Los Poleos. El valor del fruto que se coseche se destina a la labor de la comunidad bethlemita en el hospital de Antigua (Guatemala).

Esta iniciativa forma parte del programa de recuperación y mejora del cultivo del almendro que puso en marchas hace más de una década el Cabildo de Tenerife y en el que participa de manera activa la Asociación Los Poleos, que la integran más de 400 agricultores de los municipios de Santiago del Teide, Guía de Isora y Adeje, así como la SAT de Agricultores de Chasna .

Francisco Vargas Borges, presidente de Los Poleos, destaca que el encuentro de hoy contribuye a dar a conocer la importancia del almendro, “frutal que estaba llamado a desaparecer y que gracias a la acción de todos está comenzando a despertar, mejorando su producción y garantizando la conservación de los suelos”.

Este año acuden al municipio de Vilaflor agricultores de La Palma y de Gran Canaria, así como voluntarios de esas Islas que se han identificado con la iniciativa, que respalda Turismo de Tenerife.
En éste, como en otros casos, la propuesta, que aúna criterios de revalorización de los productos agrarios parte del geógrafo y agente de Desarrollo Rural Juan Antonio Peraza Jorge, quien destaca que la cita “supone para muchos el encuentro con una realidad que aporta beneficios paisajísticos de alto valor ecoturísticos y agrarios. La apañada se completa con la gran majada, que tendremos el 23 de octubre en Aripe, que estará a su vez acompañada por una feria de repostería en la que se ofrecen siempre novedades de alta calidad”.

Los Poleos se ha consolidado en el sector ofreciendo a los propietarios de almendros labores de limpieza y poda de los terrenos.

Francisco Vargas destaca que gracias a esas actuaciones se han recuperado árboles que se habían envejecido y que estaban a punto de morir “ahogados por la maleza, sobre todo por el esparraguillo, que termina asfixiándolos. Los estamos injertando con variedades más productivas”.

Vilaflor está a punto de dar el campanazo recordando al Hermano Pedro con las almendras y la repostería.