X
windsurf > título del mundo

Buscando la cumbre de las olas

   

El alemán Daniel Bruch se prepara para los próximos campeonatos que se celebrarán en Dinamarca y en Alemania. / JOHN CARTER (PWA)

SUSANA NASSER | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Daniel Bruch nació en Alemania y lleva 22 años viviendo en Tenerife. Gracias a su esfuerzo le fue posible organizar el Campeonato del Mundo de Windsurf, que se celebró durante el pasado mes de julio en la localidad sureña de El Médano. Hoy, a sus 30 años, es uno de los windsurfistas más conocidos del mundo. Su pasión se centra en la continua búsqueda de grandes olas. “Es mi forma de vida”, comenta este veterano deportista, que ha encontrado en el sur de nuestra Isla su refugio.

Apostando por la cantera

El desarrollo del windsurf en España es escaso. Aún así, a nivel nacional hay afición. “La gente se mueve, van mucho a Dinamarca, a la Costa Norte, persiguiendo viento y olas”, señala Bruch, que se queja de que en Tenerife los que practican este deporte suelen ser de otras nacionalidades. “No hay una cantera que me sustituya”, asegura quejándose este alemán, al que le gustaría “dar a conocer el windsurf para fomentar su desarrollo” y así “crear cantera”.

A diferencia de otros lugares donde la práctica de este deporte es abundante, El Médano es el más especial. En este sentido, el deportista manifestó que en los demás sitios “hay viento o hay olas, pero no hay nada más”. Sin embargo, “El Médano lo tiene todo. Está muy bien adaptado para la práctica de este deporte, te ofrece todo. Además es un lugar muy bonito”.

Para Daniel Bruch, el windsurf es un deporte con el que siempre “se aprenden cosas nuevas y eso es lo bonito; son sensaciones tan increíbles que siempre quieres aprender más”, apunta. Asimismo su práctica le otorga “libertad y desconexión del mundo y se ha convertido en mi droga personal”, concluye uno de los mejores windsurfistas del planeta.

El deportista sigue un elevado ritmo de preparación, tanto físico como mental, siempre antes de disputar una competición. La finalidad de los entrenamientos es potenciar la agilidad que “es muy importante” y la concentración. Además “la experiencia de haber cometido fallos y no repetirlos más adelante, es una gran ventaja”, declara.

El windsurfista presenta una amplia cartera de logros. “Quedé quinto en el ránking del Mundial, logré el mejor resultado en las pruebas de El Médano, donde quedé segundo, y ahora de momento voy quinto otra vez a falta de dos pruebas, que espero mejorar”. Este año obtuvo otro logro importante: quedar campeón de España.

Bruch debutó en competiciones oficiales con apenas 16 años y desde muy pronto obtuvo importantes logros. “Fui campeón de España junior, subcampeón de España senior y campeón del mundo junior”, explica. Posteriormente pasó a trabajar en el sector empresarial hasta los 25 años, aunque continuaba compitiendo en otras islas, eso sí “sin preparación ni entrenamientos debido al escaso tiempo”, del que disponía por el trabajo. Sin embargo, en un campeonato celebrado en Pozo Izquierdo, eliminó al número uno del mundo. Animado por sus amigos decidió dejar su trabajo y dedicarse de lleno al windsurf.

Así su carrera deportiva fue en alza, ya que al año siguiente terminó en tercer puesto en el campeonato mundial. “Tuve mi recompensa; me dio un gran empujón”, señala.

Las próximas competiciones serán en Dinamarca, y después en la isla de Sylt, en Alemania. “Me encuentro más en forma que nunca, estoy muy motivado”, advierte con contundencia.