X
TRIBUNALES > CASO SGAE

Caco Senante reconoce que cobró de la SGAE por “tareas de asesoría” en Canarias

   

Sede madrileña de la SGAE. | DA

AGENCIAS| Madrid

El músico y promotor musical canario Juan Carlos Caco Senante, miembro de la junta directiva de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y una de las personas más próximas y “muy amigo” de su presidente, Eduardo Teddy Bautista, admitió ante la Guardia Civil que había cobrado por tareas de asesoría -”gestión ante las administraciones de las islas”- en la compra de una nueva sede de la SGAE en Canarias.

Preguntado si ha sido contratado en alguna ocasión por el grupo SGAE, Senante lo niega, pero admite a continuación que “se le han encargado actividades específicas”. Esos servicios estaban relacionados con las obras a realizar en la nueva sede de la SGAE en Las Palmas de Gran Canaria, un edificio protegido y, por tanto, sujeto a determinadas restricciones. La misión, que le fue encomendada por el Consejo de Dirección de la SGAE del que él mismo formaba parte, se prolongó en su primera fase «aproximadamente durante unos cinco o seis meses», en los que cobró «unos tres mil euros» mensuales, que facturó a través de una sociedad de su propiedad llamada ‘Algo Distinto S.L’. Senante ha explicado a los investigadores que entregó un informe ante el Consejo de Dirección tras el primer periodo de obras y que tenía pensado aportar otro proximamente sobre las últimas gestiones. Y añade que la directiva de la SGAE pensaba nombrarle como jefe de la Sociedad General de Autores en Canarias ante la previsible jubilación de su actual titular.

En su declaración ante los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Senante, afirma que como miembro de la Junta Directiva y del Consejo de Dirección desde 2007 no tuvo retribuciones pero sí cobró dietas “en metálico”. Estas dietas oscilan entre 120 y 700 euros por asistencia a cada reunión, dependiendo del tipo de comisión a la que acudía, y que quedaban registrados en un informe anual.

El catering

También ha declarado su colaboración con negocios de gastronomía hasta el punto de que el catering que opera en la SGAE lo buscó él tras un encargo del mismo Consejo, que pensó que “dada su experiencia en el sector” era el más indicado. Aún así, la entidad recalca que no recibió “ninguna retribución” por ello.

Sobre las denuncias que ya realizó el socio Luis Cobo sobre la gestión de la SGAE y, en particular, sobre las actuaciones de José Luis Rodríguez Neri en la SDAE, en mayo de 2007, Caco Senante ha declarado que “el comportamiento del señor Cobo, por su peculiaridad, le resta credibilidad”.

El cantante mantiene ante la Guardia Civil que nunca supo nada sobre las contrataciones de la empresa Microgénesis a pesar de pertenecer al Consejo de Administración, y que él siempre dio por hecho que comprobar las acusaciones de otros socios “era cosa del departamento jurídico”.

[apunte]

La trama del censo electoral y el pago de 66.000 euros para promocionar su candidatura

Los candidatos ganadores de las elecciones a la Junta directiva de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) celebradas el pasado 30 de junio pagaron un total de 66.000 euros (2.200 euros más IVA por cada uno de los 30 miembros) para promocionar su candidatura, la CPAC.

Así se desprende de la declaración que como testigo realizó ante la Guardia Civil Juan José Álvarez del Castillo, contratado por Caco Senante para gestionar todo lo referente a la promoción de la candidatura oficialista en esas elecciones. Esta declaración está incluida en el informe de la Guardia Civil que forma parte del sumario que instruye la Audiencia Nacional por un supuesto desvío de fondos a través de un entramado de empresas vinculadas a la entidad de gestión.

En su declaración, el grancanario Álvarez del Castillo negó que mantuviera una relación comercial con la SGAE sino que se trataba de una relación “individual” con los socios que salieron elegidos en la candidatura y explicó que para promocionarles creó una web y coordinó las relaciones con la Comisión Electoral.

El testigo, que declaró ser amigo de Teddy Bautista, aseguró que había mantenido algunas reuniones con José Luis Rodríguez Neri, presunto dirigente de la trama, para hablar sobre disfunciones del censo, pero únicamente temas de tipo técnico. Álvarez del Castillo sostuvo que había dispuesto del censo de socios de la SGAE al mismo tiempo que las otras candidaturas que concurrían a las elecciones.

Por el contrario, José Miguel Fernández Sastrón, que representa a la candidatura alternativa DOM (De Otra Manera) y que ejerce la acusación particular en la causa judicial, declaró a la Guardia Civil que en una reunión a la que fueron convocados por la Comisión Electoral, Castillo “reconoció que ellos ya contaban con los datos del censo electoral de la SGAE, ya que los conservaban por haber concurrido a pasadas elecciones”.

Por su parte, Caco Senante explicó en su declaración que desconocía si Álvarez del Castillo contaba con datos del censo de votantes con anterioridad a que fueran aportados por la Comisión Electoral: “Como ya había trabajado para otra candidatura en 2007 y en 2001, lógicamente algunos datos e informaciones tenía que tener, que se imaginaba que puede fallar la gente que ha fallecido, gente que ha cambiado de dirección o teléfono, pero que contaría con información aproximada”, asegura el informe.

Asimismo, Senante dijo que no le constaba que con anterioridad a iniciarse el proceso electoral, desde la SGAE se hubiesen facilitado unas listas del censo de los socios electores y que no creía que fuese preciso contar con esa lista ya que tenía información de las elecciones anteriores.

Por su parte, el abogado de los servicios jurídicos de la SGAE Pablo Hernández reconoce que si alguna candidatura hubiera tenido acceso a datos del censo, todo el proceso electoral debe ser anulado. Hernández cobraba 200.000 euros anuales como asesor jurídico y secretario de todas las sociedades del grupo SGAE

Según el director de los servicios jurídicos de la SGAE, la relación entre Bautista y Neri era “bastante estrecha” y recuerda que este último, a pesar de tratarse de una persona “controvertida y cuestionada por el resto de directivos de la SGAE, gozaba de una autonomía plena y real dentro de la entidad, contando al parecer con el apoyo incondicional” del presidente hasta el punto de conseguir que “sus decisiones siempre acababan llevándose a cabo”.

En la declaración del secretario general de la SGAE y presidente de la Comisión Electoral, Francisco Galindo, según la Guardia Civil, se desprende que Caco Senante propuso sancionar a Fernández Sastrón por sus declaraciones contra Bautista y que Neri, a su vez, estaba “crispado” por la candidatura de la oposición.

[/apunte]