X
ARONA >

Casi 2.000 familias del Sur de la Isla dependen de Cáritas por la crisis

   

VICENTE PÉREZ | ARONA

La crisis económica ha dejado en el paro a miles de personas en el Sur de Tenerife en los últimos años. Para casi 2.000 familias dela zona turística, desde Granadilla de Abona hasta Santiago del Teide, Cáritas es la única esperanza de satisfacer sus necesidades básicas, después de que muchos hogares se quedaran con todos sus miembros en paro y sin prestación económica.

La ONG de la Iglesia ha atendido este año a más de 1.000familias en sus parroquias de Granadilla y Arona (incluyendo los núcleos urbanos de Valle de San Lorenzo, El Médano, San Isidro y Los Cristianos) y unos 800en las iglesias de Santiago del Teide, Guía de Isora y Adeje.

La principal bolsa de pobreza en el Sur de Tenerife se localiza en San Isidro, como ha advertido el presidente provincial de Cáritas, Leonardo Ruiz del Castillo, durante la presentación de la II Fiesta Solidaria, una cena espectáculo que reunirá el día 8 de octubre en Magma Arte & Congresos a 80 artistas para recaudar fondos para esta organización humanitaria. A escala insular, San Isidro es el tercer foco con más demanda de ayudas, superado solo por las del área metropolitana. En este populoso barrio de Granadilla el paro en el sector de la construcción ha hecho estragos, y más de la mitad de las familias que acude a Cáritas son inmigrantes, muchos ya sin prestación económica por desempleo, por lo que se ven abocados a no poder regularizar su situación legal, según explican desde esta asociación.

En la comarca de Isora, Cáritas ha registrado también un importante incremento en la cantidad de personas que toca a su puerta, en especial en Playa de Santiago
(Santiago del Teide) y Playa de San Juan y Alcalá (Guía de Isora), donde reside mucha población que antes trabajaba en el sector de la construcción.

El perfil de la pobreza ha cambiado, pues a las parroquias donde tiene su sede Cáritas llegan personas que antes tenían ingresos medios y habían comprado
una vivienda, pero que ahora seno pueden afrontar el pago de sus hipotecas o el alquiler de sus casas, y se ven en la calle o sin Seguridad Social.

Todo este inmenso trabajo de ayuda a los más necesitados lo desarrolla Cáritas gracias a 50voluntarios distribuidos en las distintas parroquias de los citados seis municipios. La labor de este personal altruista está coordinada con la de los Servicios Sociales de los ayuntamientos, se insiste desde la ONG del Obispado. Normalmente la Administración es más lenta en ayudar, debido a que tiene que cumplir una serie de trámites burocráticos, mientras que Cáritas ofrece ayuda inmediata (comida, ropa y, en la medida de lo posible, alojamiento en alguno de sus tres centros en la Isla para las personas sin hogar).