X
TRATADO SCHENGUEN >

CE propone una reforma que limita las decisiones unilaterales de cierre de fronteras

   

EFE | Bruselas

Bruselas propuso este viernes una reforma del tratado Schengen que dificultará a los Estados miembros la posibilidad de acordar de manera unilateral el cierre temporal de sus fronteras, al asignar un mayor protagonismo a la Unión Europea en la adopción de esas decisiones.

“Tenemos que pasar a un sistema donde las decisiones se tomen a nivel europeo”, subrayó en rueda de prensa la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmstrom, al explicar las modificaciones que intenta introducir el Ejecutivo comunitario.

Lo que se quiere cambiar es quién decide y cómo se toman esas decisiones, pero no los motivos para activar el cierre de las fronteras, explicó Malmstrom, quien subrayó que el objetivo es resolver las “deficiencias” del sistema actual.

El acuerdo Schengen, creado en 1995, concede a los países signatarios la posibilidad de acordar el cierre de las fronteras, en casos excepcionales, cuando ocurre un acontecimiento que supone una grave amenaza para el orden público y la seguridad interior.

Hasta la fecha se ha utilizado en casos de amenaza terrorista, cumbres europeas, competiciones deportivas y otros grandes acontecimientos.

La Comisión Europea (CE) propone que en el futuro un país solo pueda acordar una medida de ese tipo de forma unilateral cuando tenga lugar un acontecimiento imprevisto y que la medida dure un máximo de cinco días, tras lo cual correspondería a la UE decidir sobre su prolongación.

En el caso de acontecimientos previstos, por ejemplo si hay programado un importante campeonato deportivo, la Comisión propone que la decisión se adopte a nivel europeo, “sobre la base de la propuesta comunitaria, respaldada por una mayoría cualificada de expertos de los estados miembros”.

Otra novedad es la posibilidad de que la Unión acuerde una exclusión temporal de Schengen, como último recurso después de haber fracasado otras opciones, por ejemplo en el caso de que un país no consiga controlar sus fronteras exteriores.

Este supuesto se podría aplicar a la situación en Grecia, país que tiene grandes dificultades para impedir el paso de inmigrantes irregulares a través de su frontera con Turquía.

Las ideas se completan con un plan para evaluar el funcionamiento de Schengen, que permitiría a expertos europeos llevar a cabo visitas programadas y sorpresa a los países miembros.

Hace solo unos días, los ministros de Interior de España, Francia y Alemania rechazaron en un comunicado conjunto la posibilidad de dar competencias a la Comisión Europea para decidir en asuntos de seguridad fronteriza.

El hecho de que la carta se hiciera pública incluso antes de la presentación de las propuestas de Bruselas, algo nada habitual, hace prever que su negociación en el Consejo será complicada.

La comisaria señaló que está acostumbrada a que sus propuestas generen debate y que está deseando explicar los detalles a los Estados miembros, lo que tendrá ocasión de hacer en un consejo de ministros de Interior que se celebrará la próxima semana.

El movimiento de reforma del tratado sobre la Europa sin fronteras fue impulsado hace unos meses por Francia e Italia tras la llegada de más de 25.000 inmigrantes del norte de África huidos de las revueltas populares.

La concesión de permisos de residencia temporal por parte de las autoridades italianas a los indocumentados para facilitarles la posibilidad de viajar por Europa y el endurecimiento de los controles policiales fronterizos franceses en las zonas próximas a Italia impulsaron a la UE a pedir a Bruselas ideas para revisar Schengen.

Las propuestas de la Comisión serán examinadas por el Parlamento Europeo y el Consejo, ya que para salir adelante deben ser aprobadas por codecisión entre ambas instituciones.

Actualmente, al Espacio Schengen pertenecen España, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Alemania, Grecia, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Holanda, Austria, Polonia, Portugal, Finlandia, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Noruega, Islandia y Suiza.