X
GÜÍMAR >

Ciento sesenta personas para vigilar a cuarenta mil romeros

   

NORBERTO CHIJEB
GÜÍMAR

Un total de 160 personas velarán mañana miércoles y el jueves porque la Bajada y Subida de la Virgen de El Socorro se realice sin incidentes entre las 40.000 personas que calculan los organizadores se darán cita esos días en una de las romerías más singulares y antiguas de Canarias.

Esos datos se dieron a conocer ayer, tras la reunión de la Junta Local de Seguridad en el Ayuntamiento de Güímar, que estuvo presidida por el alcalde Rafael Yanes, y contó con la presencia del subdelegado del Gobierno en Canarias, José Antonio Batista, así como de una representación de los cuerpos de la Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, Policía Autonómica y Local y el cura párroco de la iglesia de San Pedro Apóstol, Pedro Rodríguez.

Durante la reunión se acordó destinar un total de 160 personas entre agentes de seguridad y voluntarios. De esta forma, la Policía Local de Güímar contará con 30 agentes, la Policía Canaria con 26 y la Guardia Civil con 60. Por otro lado, tanto Protección Civil como Cruz Roja, dispondrán de 45 voluntarios cada uno. Al mismo tiempo, Cruz Roja instalará a lo largo de todo el recorrido un total de cuatro ambulancias, además de disponer de un hospital de campaña, en el local social de El Socorro.

Por otro lado, y como medida de precaución, no podrán participar los vehículos que no tengan la ITV y el seguro en regla. Además, Rafael Yanes hizo un llamamiento para que los vehículos utilicen exclusivamente música de folklore canario, con el objetivo de no perder las señas de identidad de la fiesta de Güímar por excelencia.
La concejala de Medio Ambiente de Güímar, Carmen Cabrera, pide la colaboración de todos los participantes en el respeto y cuidado del paisaje por el que transcurre el recorrido, unos cinco kilómetros que bordea la reserva natural especial Malpaís de Güímar, que constituye uno de los paisajes de tabaibal y cardonal mejor conservados de Canarias.

Con el fin de concienciar sobre esta realidad, desde la concejalía se han repartido pegatinas con el lema Yo vivo la Bajada sin dejar huella y se ha publicado un bando recordando la prohibición de acceder con caballos al espacio protegido y se desaconseja la subida a la montaña.