X

Cierra la histórica cafetería Richmond, en Buenos Aires

   

DIARIO DE AVISOS
BUENOS AIRES

La histórica cafetería Richmond, situada en la calle Florida y uno de los “bares notables” de Buenos Aires, cerró sus puertas, vendida a una firma americana para convertirse en una tienda de artículos deportivos, después de pasar por una crisis económica que desembocó en una “toma” del local por parte de sus trabajadores.

El cierre y cambio de actividad de “la Richmond”, como era conocida, abrió el debate sobre la protección del patrimonio histórico en la ciudad y un juez paralizó temporalmente la operación a petición de una diputada, aunque al parecer esta acción no parece tener futuro jurídico.

Jorge Luis Borges, Julio Gortazar y muchos otros intelectuales, artistas y escritores argentinos ocuparon sus sillones forrados de cuero de estilo inglés. El recinto tenía una sala de billar en su planta baja.

La Richmond vivió un desagradable episodio final, cuando en un fin de semana, en una protesta por la situación, sindicalistas rompieron los candados y saquearon todo. “Hace 40 años que trabajo acá y me encontré con un despojo total. Se llevaron todo” se lamentó un viejo camarero, Luis Ángel, según cuenta la prensa local