X
micrófono abierto

Contradicciones > Óscar Herrera

   

Contradicciones del Tenerife-Coruxo del domingo: el Tenerife gana pero acaba encerrado atrás y asustado. El público desesperado y Antonio Calderón mandando mensajes confusos con sus cambios. El Coruxo le mete miedo a un desorientado Tenerife y acabamos pidiendo la hora ante un rival muy inferior y en inferioridad. Porque una gran contradicción es que saques del partido al mejor jugador del partido ayer, y Rubén Rosquete fue el mejor con diferencia del Tenerife. Me alegro por Rubén, que se lo merece, y además con el lujo de recibir la ovación por parte de la afición al ser sustituido. Contradicción es meter en el campo a un jugador como Álvaro Zazo y enviar un mensaje de miedo que luego se trasladó al juego del equipo. Ayer el Tenerife gana el partido pero pierde crédito, aumenta las dudas de algunos escépticos y agoreros que no lo acaban de ver claro, y evidencia que de momento basa su juego en individualidades y chispazos aislados. Y eso a estas alturas no debería inquietar en exceso, pero se intuyen problemas y vicios que no se solucionan con el paso de las jornadas. ¿Y eso ganando cuatro partidos en las cinco primeras jornadas? Pues sí. ¿No estaremos siendo muy exigentes con un equipo que gana partidos? Pues no. Las muestras de disconformidad de la grada hacia el equipo son signo de que hay algo que no convence, y no me parecería justo señalar solo al entrenador.

En el césped las cosas no acaban de funcionar. El domingo Nico no encontró su sitio en ningún momento y eso volvió a atascar la elaboración del juego ofensivo. Y es ahí, en el centro del campo, donde Calderón no acaba de dar con el jugador adecuado. Ha probado con Kitoko, Abel, Nico y de momento ninguno ha estado especialmente acertado. Y Marcos Rodríguez, fijo en su posición, no da con su media naranja para acelerar el juego cuando es preciso o pausarlo, como fue necesario en la segunda parte. Y el debate en los aficionados está abierto; por un lado los que piensan que de momento todo va sobre ruedas y que los más críticos estamos exagerando las cosas, y los que ven el débil sustento sobre el que se mantienen los resultados, unos cimientos de cartón piedra que se acabará desmoronando en cualquier momento. Y después de superar casi el primer mes de competición, el Tenerife está arriba, segundo, empatado a puntos con el Lugo, que es el líder. Sinceramente los números son muy buenos, la sensaciones regulares y el fútbol que despliega malo. Y en fútbol sabemos que es lo más importante. Las sensaciones y el fútbol nos traen sin cuidado si los resultados son buenos, pero todos sabemos que una cosa lleva a la otra. Pero a día de hoy somos resultadistas y eso es lo que vale. Sigan bailando.