X
MICRÓFONO ABIERTO > ÓSCAR HERRERA

Cosas de la tele > Óscar Herrera

   

Dicen que la tele engorda, que aumenta el perímetro de los que aparecen por la pequeña pantalla y hace que las cosas parezcan más de lo que realmente son. El sábado nos sentamos delante del televisor y sintonizamos la TelevisionCanaria con el propósito de ver el comportamiento a domicilio del Tenerife y de paso, comprobar si nuestro grado de insatisfacción con el juego del equipo disminuía con un buen partido de los de Calderón. Y a medida que pasaban los minutos y el resultado del partido era adverso, la imagen de televisión mostraba a nuestros jugadores menos de lo que son y a los rivales más grandes y mejores. La tele engorda pero al Tenerife este partido en Getafe lo minimizaba; lo adelgazaba futbolísticamente de tal manera que casi no se le veía en pantalla. Probé a darle mas brillo al ajuste de la pantalla, probé dándole mas contraste y color, probé hasta poniendo el canal HD ( Alta Definicion ) de la TVAC, pero no había manera, no se veía una buena imagen del Tenerife ni la tele lo hacía parecer mas de lo que es. Es evidente que las cosas son como son y salir sin maquillaje ni el traje de los domingos te muestra tal y como eres. Si el Tenerife que hemos visto ante el Conquense, Coruxo y Getafe B es el Tenerife que hay, el que sale por la tele y no engorda, entonces debemos empezar a preocuparnos, porque las cosas en televisión ya sabemos como funcionan, y si no das la talla te retiran de la parrilla de programación y dejas de ser rentable. O sea, te sales de los primeros puestos de la clasificación. Llegados a este punto no voy a insistir en los defectos visibles de un equipo que muestra un potencial evidente, pero que hasta el momento tiene unas carencias que se traducen en la primera derrota de la temporada ante un rival menor. Algún partido había que perder, pero no tocaba todavía. Creo firmemente que es el momento de hacer una crítica constructiva, desde el análisis mas sosegado y reflexivo y sin perder la perspectiva de que en el ánimo de todos está fortalecer el apoyo y respaldo al Tenerife. En eso no hay fisuras, no tengo ni la más mínima duda del sentido de la crítica, y lo he venido practicando desde hace 23 años, crítica en positivo. La imagen en estos primeros partidos de competición es preocupante, pero no debemos empezar a caer en la tentación de ni siquiera sugerir el relevo en el banquillo; no debemos caer en la tentación de empezar a realizar una crítica despiadada que desgaste la imagen del entrenador o del vestuario; no debemos caer en la tentación de dejarnos llevar por la insatisfacción que llevamos dentro y empezar a escupir dardos envenenados que enturbien el ambiente. Es el momento de advertir a los que están dentro que desde fuera el panorama se ve borroso, pero también que desde fuera vamos a ser consecuentes con el sentido de la crítica. Eso sí, no vamos a tapar los errores y seguiremos fiscalizando con nuestra opinión cada partido y cada acción que comprometa el proyecto del retorno al fútbol profesional. Benevolentes sí, condescendientes no.