X

Dos años de cárcel por la venta de 0,7 gramos de cocaína en el Sur

   

T. F. | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Una reciente sentencia dictada por la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife corrobora una vez más que la Ley castiga con firmeza el menudeo de sustancias estupefacientes por pequeña que sea la cantidad. Da buena cuenta de ello la pena de dos años de cárcel recaída sobre Alberto P.F., un varón de 43 años de edad al que la Sección Quinta considera probado que vendió una bolsita que contenía 0,78 gramos de cocaína a otro, por lo que cobró 50 euros para una ganancia estimada en 16 euros, en hechos acaecidos a finales de enero de 2006 en Los Cristianos (término municipal de Arona).

La condena para Alberto pudo haber sido aún mayor si el tribunal en cuestión no hubiera estimado aplicable al caso la circunstancia atenuante por las dilaciones indebidas acaecidas durante el proceso, del todo inadmisibles para el sentenciador, quien destaca en su decisión que “el plazo de los cuatro años y medio empleado hasta el primer intento de celebración del juicio [desde enero de 2006 hasta junio de 2010] resulta absolutamente injustificado e inexplicable con argumentos que no supongan la palmaria aceptación de una agresión al derecho a un juicio justo”.

En cuanto a los hechos que motivaron la condena, destacar que el autor de este delito contra la salud pública fue sorprendido en el momento del intercambio en posesión de otra bolsita con cocaína, ésta con apenas 0,15 gramos de cocaína.

Por su parte, el comprador declaró que le facilitaron el número del teléfono móvil del vendedor y que éste le venedería la droga. Además, la sentencia detalla que, mientras se procedía al arresto, dicho teléfono no dejó de sonar, al punto que alguno solicitó cocaína… al policía que le respondió.