X
MADRID>

El agresor de la iglesia tenía orden de alejamiento de su expareja embarazada

   

EFE | Madrid

El hombre que disparó ayer en una iglesia de Madrid a dos mujeres, una de las cuales estaba embarazada y falleció, tenía una orden de alejamiento de su expareja, que también está encinta y en las últimas semanas de gestación, han indicado a Efe fuentes de la investigación.

El agresor, Iván Berral Cid, de 34 años, era madrileño y tenía antecedentes por malos tratos en el ámbito familiar, narcotráfico, resistencia y atentado a la autoridad, lesiones y amenazas.

El juez ha decretado el secreto de sumario.

En el Instituto Anatómico Forense ha concluido a primera hora de esta tarde la autopsia de la mujer, que ha determinado que la muerte se produjo por una parada cardiorrespiratoria debido a un impacto por arma de fuego, según han informado a Efe fuentes de la Consejería de Justicia e Interior.

Las mismas fuentes han indicado que la autopsia del homicida está previsto que finalice mañana.

Iván Berral, armado con una pistola, entró anoche en una iglesia del barrio de Pinar de Chamartín y tiroteó a dos mujeres, una de las cuales, embarazada, falleció, aunque le fue practicada una cesárea que salvó a su bebé, que se encuentra ingresado en el Hospital Universitario de La Paz. La mujer herida, con un impacto de bala en el área del tórax, está hospitalizada fuera de peligro.