X
La Laguna >

El Ayuntamiento de La Laguna promueve un pacto por la convivencia y el ocio

   

J. F. JURADO | La Laguna

El Ayuntamiento de La Laguna ha decidido promover, a iniciativa del concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, José Alberto Díaz, un pacto por la convivencia y el ocio, con la participación activa de todos los colectivos ciudadanos y profesionales implicados en esta doble realidad. La primera reunión de las partes tuvo lugar el pasado miércoles y contó con la asistencia de los cinco partidos políticos con representación en el pleno municipal, empresarios del Cuadrilátero y miembros de colectivos vecinales y de pequeños y medianos comerciantes.

El principal tema a debate, durante las tres horas largas que duró el encuentro, fue el botellón, una práctica bastante extendida en el municipio, especialmente en la zona del Cuadrilátero y el centro de la ciudad, y frente a la cual el Ayuntamiento ultima una ordenanza específica, que incluirá sanciones más altas y, como gran novedad, la posibilidad de conmutar estas penalizaciones económicas por trabajos en favor de la comunidad.

Este es el aspecto más destacable de una normativa que prevé ser aprobada inicialmente en el pleno del próximo mes de noviembre, pero que en su posterior fase de exposición pública quedará abierta a posibles nuevas aportaciones por parte del nuevo foro por la convivencia y el ocio, al que también han sido invitados a sumarse la Universidad de La Laguna y asociaciones juveniles del municipio.

El concejal José Alberto Díaz, que se mostró ayer “bastante satisfecho” con el resultado de la primera reunión, reconoció que existe “un problema de convivencia” en las zonas donde se concentran más actividad nocturna y abogó por buscar soluciones “en conjunto” y desde posiciones “no partidistas”, ya que “el derecho al ocio es tan digno como el derecho al descanso”, subrayó.

Díaz opinó que la problemática del botellón no concierne únicamente a vecinos, empresarios y policías, sino que también deberían implicarse en la búsqueda de soluciones los padres y los propios jóvenes.