X

El Cotarro

   

Premonición portuense

La historia va dejándonos signos y será el destino quien, tarde o temprano, dirá si la imagen que les ofrezco en rigurosa primicia exclusiva es una premonición de lo que tenía que haber sucedido y lo que, ¡quién sabe!… sucederá. Fue tomada el pasado fin de semana en el transcurso de una muy feliz celebración, del enlace matrimonial de la encantadora Ana con el bueno de Javier, en el antiguo convento de San Francisco de Garachico. Muchos son (somos) los que estamos más que convencidos de que, si los partidos políticos hubiesen estado a la altura que les corresponde y a la que se esperaba de ellos, a lo mejor esta foto sería más o menos así, pero desde el balcón del ayuntamiento del Puerto de La Cruz y con su protagonista de alcalde, en vez del muy honorable Marcos Brito.

Luis Febles, alcalde

Quien aparece en el balcón saludando casi como alcalde, en plan Barack Obama del Puerto de la Cruz, no es otro que el gran profesional de la medicina, socialista ejemplar, mejor persona y portuense hasta la médula, el doctor Luis Febles Bethencourt, quien, estando en lo alto del claustro del convento y a solicitud de muchos de los amigos invitados a la boda, no dudó acercarse a la baranda y saludar como ven. Y es que, hasta en el estilazo que transmite, apunta maneras de alcalde y una sonrisa de optimismo y fe en el futuro, que para sí la querría el Puerto de la Cruz. Por cierto, el que le acompaña en la foto no sabemos muy bien quién es, pero, por la pinta y su fornido cuerpazo, debe ser su jefe de seguridad personal…

Candidato en solitario

Los componentes de la curiosa y quizá ya demasiado popular tertulia gastronómica La Pinza ya habían sugerido en su momento que el mejor candidato socialista para ocupar la alcaldía del Puerto de la Cruz no era otro que Luis Febles, el prestigioso cardiólogo del hospital Hospiten Bellevue. Es más, una vez y en medio de una conversación, estando presente la también portuense y exconsejera de Educación, Milagros Luis Brito, ésta dijo que, de presentarse Luis Febles, a ella ni se le ocurriría ponerse en el número uno de ninguna lista… Y alguien añadió… si Luis Febles se hubiera presentado, ni Marcos Brito sería capaz de optar a la reelección de la mano de CC, el PSC-PSOE no habría dudado en cambiar (con perdón) a Lola Padrón del primer puesto de su lista y el PP tampoco habría sido capaz de presentar candidatura… y menos con Sebastián Chano Ledesma al frente.

Y además, sabe idiomas

No se presentaría nadie y sería un alcalde de consenso… porque todos le aprecian de verdad. Pero, claro, parece que la inteligencia (de los partidos) es lo que impera (o mejor, no) en el Puerto de la Cruz. Y yo estoy de acuerdo en que habría sido el mejor candidato y, seguro, el mejor alcalde… Además, que yo sepa (pensando en el turismo y el futuro turístico del Puerto) hay que destacar y valorar que el doctor Luis Febles sabe idiomas por un tubo: español (de cuna), inglés, portugués y ahora mismito está estudiando griego (en Mykonos, para más señas… no sé si también conociendo de cerca la crisis económica griega para después atajar la del Puerto, que es igual o peor)… Y ya puestos, por cierto, su encantadora esposa, Milagros, sería una primera dama municipal de las de quitarse el sombrero.

Tsunami en el Caletón

Por cierto… Justo el día después de la celebración nupcial y cuando muchos vecinos, invitados a la boda y turistas en general se estaban bañando en el popular Caletón de Garachico, subió la marea de forma inesperada y repentina. Los bañistas sorprendidos miraron al Roque de Garachico, a diestro y siniestro, a ver si estaba pasando algún fenómeno natural adverso, pero, se tranquilizaron al comprobar que había sido una falsa alarma, y que el bueno del exalcalde Lorenzo Dorta sigue teniendo todo controlado por aquellas latitudes… No era un tsunami… Resultó que se había tirado al Caletón, pero en plancha y con todo su peso específico (aunque últimamente está a dieta y mucho mejor) el ínclito jefe de seguridad personal del doctor Luis Febles…

Fugas ranilleras

El pasado martes de madrugada, a eso de las cinco de la madrugada y en el bar El Puente de Güímar, mientras degustábamos y un exquisito caldo de gallina (caliente y picantito como él solo) cocinado de maravilla por el gran empresario tinerfeño Francisco Paco Gómez, preparándonos para participar en la santa misa y posterior Bajada de la virgen de El Socorro, circuló de mano en mano la edición de aquella mañana de DIARIO DE AVISOS, corriendo como reguero de pólvora el comentario de El Avispero en torno al posible cambio de un consejero del cabildo del PP, camino de las filas de CC…Lo que podríamos denominar una fuga ranillera…

Ricardo en cabestrillo

Las preguntas de quién podría ser volaron y los pensamientos aterrizaron (mayoritariamente) en los nombre de Pedro Suárez López de Vergara (lagunero) y de Guillermo Meca (portuense) quién, éste último, dicen que sigue más que “mosqueado” porque, después de habérselo trabajado y merecido, no fue puesto por el PP como cabeza de lista a la alcaldía ranillera. En el madrugador y contundente desayuno estaba el propio Ricardo Melchior, presidente del Cabildo, mejorando de su lesión pero aún con su brazo en cabestrillo, fiel a su cita con la virgen del Socorro, acompañado de Sabela, su esposa, de su mano derecha, Carlos Alonso Rodríguez y de su mano izquierda, Efraín Medina… Pero el presidente no se picó con los comentarios y con una elegancia a prueba del caldo (y de las papas con carne que le siguieron) no hizo ningún comentario al respecto de los posibles cambios que, si están de venir…vendrán.

Acrópodos güímareros

Y antes de que vengan…en este caso nuevos oleajes a San Andrés y su maravilloso litoral, aquí les dejo con una noticia en positivo por la que deberíamos apostar todos. Resulta que en nuestra propia isla, concretamente en Güímar, sigue trabajando (a pesar de los malos momentos que corren) una muy buena empresa especializada en la construcción de prefabricados de hormigón y, más concretamente, en módulos especiales y grandes formatos. Se trata de la veterana y popular empresa Prebir, que cuenta en su consejo de administración con empresarios tan serios y reconocidos como Tomás Arnay de Armas y Juan José Jorge Rodríguez, y que cuenta con David González Marrero como director gerente. Pues bien, el equipo de profesionales de Prebir estaría en disposición de fabricar sobre la marcha los prismas especiales (como los que aparecen en la foto) llamados acrópodos que, sin duda, protegerían San Andrés y a sus vecinos del temido oleaje, de la mejor y más segura manera posible… Y además estaríamos apoyando a una empresa de aquí como Prebir, a la vez que generando empleo y riqueza en nuestra Isla. O sea que, dignísimas autoridades: tomen nota y apuesten por lo nuestro.