El ERE, la medida “más dulce”

MARTÍN TRAVIESO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Una vez que la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Canarias aprobó el Expediente de Regulación de Empleo que presentó el pasado 29 de junio el CD Tenerife, la maquinaria de despidos se puso en marcha en el Callejón del Combate. La extinción de los contratos de los diez empleados afectados será una realidad en el día de hoy, aunque desde ayer algunos ya tienen la notificación del despido en su poder.

Ángel Fernández Carrillo dejó claro que este asunto se resolverá en las 48 horas posteriores a que se conociera el dictamen de la Dirección General. “Entre hoy [ayer] y mañana [hoy] se resolverá todo. Tenemos que notificar formalmente la resolución del contrato, proceder a pagar las indemnizaciones que les corresponden y tendrán derecho a cobrar el paro”, dijo el letrado del club, en declaraciones a la emisora Teide Radio-Onda Cero.

Los trabajadores serán indemnizados con 20 días de sueldo por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades, tal y como recoge la última Reforma Laboral. Se ven afectados por el ERE dos trabajadores que desarrollan su labor junto a los profesionales deportivos del primer equipo y siete del personal que trabaja en la sede. El único jugador afectado es Antonio Hidalgo.

Fernández Carrillo volvió a defender la validez de la determinación que adoptó el consejo de administración del Tenerife, una vez que el órgano competente les ha concedido la razón. “La decisión tiene un cierto sabor agridulce. Por un lado tenemos la satisfacción de que la Dirección General de Trabajo nos haya dado la razón, dejando claro así que ha entendido los motivos que nos llevó a presentar un ERE. Queda claro que estaba justificado y lo acreditamos correctamente”, apuntó Carrillo, que también admite encontrarse satisfecho de que la estabilidad de la entidad se vea reforzada. “Ya dije que era la única salida posible que tenía el club. Por lo tanto, a grandes males, grandes remedios y optamos por tomar esta medida, que entendemos que es la más dulce que se podía adoptar. Lamentablemente, el club se vio forzado a tomar una medida que nadie se había planteado”, explicó el abogado del equipo tinerfeño.