X
PRESUPUESTOS >

El Gobierno canario no tomará medidas unilaterales sobre los funcionarios

   

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias se comprometió hoy a no adoptar decisiones unilaterales que afecten a los empleados públicos en los presupuestos de 2012 y a dialogar previamente con sus representantes sindicales posibles medidas que se adopten.
Este fue uno de los compromisos asumidos por el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno de Canarias, Francisco Hernández Spínola, en su primera toma de contacto con los representantes sindicales de los funcionarios, quienes a la salida de la reunión alabaron el talante del nuevo responsable de la función pública canaria.

“Todos sabemos que vamos a afrontar épocas muy duras”, dijo Fernando Escrich, del Sindicatos de Empleados Públicos de Canarias, pero ambas partes se han comprometido a que habrá negociación y diálogo.

El diálogo previo con los sindicatos incluirá la redacción del proyecto de la nueva ley de la función pública canaria que quiere aprobar el Ejecutivo regional para sustituir a la vigente desde 1987, según anunció Hernández Spínola.

El consejero aseguró que “todas las medidas que afecten a los empleados públicos que se incluyan en el presupuesto serán objeto de diálogo” con los representantes sindicales.

Con la nueva ley de la función pública, el Gobierno de Canarias quiere conseguir más movilidad, flexibilidad y agilidad en la distribución de los funcionarios, de manera que se ubiquen en las áreas donde hacen falta.

Estas medidas también se hablarán con los sindicatos antes de que se apruebe la ley, según dijo Hernández Spínola.

El consejero explicó a los representantes sindicales los planes del Gobierno de Canarias para recortar su presupuesto en un 3 por ciento en 2012, que se suma al recorte del 11,8 por ciento aplicado en 2011.

“Les he pedido comprensión ante la dificultad económica, todos tenemos que apretarnos el cinturón, también les he pedido solidaridad y que afrontemos la crisis juntos, desde el diálogo”, declaró el consejero, quien afirmó que los sindicalistas demostraron “una actitud muy positiva”.

Gregorio Pérez, representante de UGT, indicó que el consejero les ha pedido “participación y diálogo”, pero señaló que a cambio exigen que no se tomen decisiones unilaterales respeto a los acuerdos que se alcancen.

También demandó Gregorio Pérez que se recupere la imagen del empleado público, porque desde hace un año y medio se les viene desacreditando, denunció.

Para Rafael Rodríguez, de Intersindical Canaria, lo fundamental de la relación de los sindicatos de empleados públicos con el Gobierno regional es “recuperar la confianza” entre las partes, que los funcionarios sean tratados con dignidad, que sea reconocido su trabajo y que se potencie su formación.