X
TECNOLOGÍA >

El Parque Nacional del Teide vuelve a convertirse en escenario de prueba de un robot que viajará a otros planetas

   

Prototipo de robot de la Agencia Espacial Europea que ha realizado pruebas en 2010 en Las Cañadas. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El Parque Nacional del Teide, en La Orotava, ha vuelto a convertirse en el necesario escenario de pruebas de un robot que se diseña con el fin de que forme parte de futuras misiones espaciales a Marte, Mercurio o La Luna, desde donde enviará abundante información a la Tierra.

La empresa británica Astrium, que forma parte del proyecto ProVisG (Planetary Robotics Vision Ground Processing) junto a diversos socios europeos y estadounidenses, experimenta estos días con una serie de sistemas integrados en el robot ‘rover Bridget’, que ya se puso a prueba en 2006 en los mismos parajes. Las similitudes entre el suelo del Parque y la superficie de Marte han hecho que los ingenieros y científicos se decanten por trasladar los experimentos a la isla.

El proyecto ProVisG, que cuenta con financiación de la Comisión Europea y del que forman parte las instituciones, universidades y empresas más destacadas de Europa y los Estados Unidos en el ámbito de la visión robótica planetaria, tiene como objetivo desarrollar instrumentos ópticos con los que se puedan tomar imágenes de otros planetas con una precisión sin precedentes y en tan solo unas horas, cuando en la actualidad dicho proceso suele tardar semanas. Del mismo modo, se trabaja para que el vehículo robotizado se desplace de forma autónoma y reconozca los diferentes obstáculos del terreno, lo que permitiría que llegase en poco tiempo de un lugar a otro.

Este proyecto resulta básico no sólo para adquirir un conocimiento más preciso de otros planetas, sino también para el desarrollo de futuras misiones tripuladas, que podrán disponer de imágenes tridimensionales y de animaciones de los lugares a los que van a llegar.

Además, el hecho de que los Estados Unidos hayan avanzado sensiblemente en este campo en los últimos años ha obligado a la Unión Europea a realizar un notable esfuerzo en investigación científica y tecnológica para situarse a un nivel similar, por lo que instituciones, empresas y universidades del viejo continente han aunado esfuerzos y cuentan, además, con la colaboración de socios estadounidenses relevantes. De esta forma, la Unión Europea aumenta su competitividad de cara a la participación en futuras misiones espaciales de investigación y exploración.

La Agencia Espacial Europea ha realizado pruebas en Las Cañadas con varios prototipos. | DA

Astrium, principal empresa europea en materia de transporte espacial, civil y militar y actividades espaciales tripuladas, además de líder mundial en el diseño y fabricación de sistemas de satélite, es la responsable de coordinar las pruebas de campo del proyecto, reuniendo para ello los equipos diseñados por distintos participantes e integrándolos en el robot. Ha desplazado a La Orotava a un equipo de veinte personas que representan a los diferentes socios, entre ellos cuatro ingenieros dirigidos por el ingeniero principal de ProVisG, Lester Waugh, que son quienes están llevando a cabo los experimentos.

Las pruebas que se llevan a cabo estos días, al igual que ocurrió en 2006, han concitado el interés de medios de comunicación de diferentes países europeos que se han desplazado a la Isla.

Las entidades que forman parte de este proyecto, además de Astrium, son: Instituo de Investigación de procesado de imagen digital Joanneum; Forschungsgesellschaft mbH (JR) (Austria); Aberystwyth University (AU), (Reino Unido); Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt e.V. (DLR), (Alemania); Ceské vysoké ucení technické v Praze (CTU (República Checa); SciSys UK Ltd (SciSys) (Reino Unido); Technische Universität Berlin (TUB) (Alemania); University College London (UCL) (Reino Unido); The Ohio State University (OSU) (Estados Unidos), University of Surrey (UNIS) (Reino Unido); Centre Suisse d’Electronique et de Microtechnique SA – Recherche et; Developpement (CSEM) (Suiza) y Centre national d’études spatiales (CNES) (Francia).