X
SANTA CRUZ >

El Rastro se niega a trasladarse

   

El mercadillo dominical de la capital cuenta en la actualidad con alrededor de un millar de puestos. / DA

NANA GARCÍA | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La presidenta de la Asociación de Comerciantes del Rastro de Santa Cruz de Tenerife, Carmen Tejera, mostró este miércoles su rechazo a que este mercado traslade su ubicación y argumentó que quienes demandan dicha propuesta “desconocen el beneficio que puede aportar el mercadillo a Santa Cruz”. Asimismo, la representante del colectivo aduce que cada domingo acuden a los puestos ubicados en la avenida José Manuel Guimerá entre 10.000 y 15.000 visitantes, por lo que considera que “la imagen que ofrece no debe ser tan mala”.

Cabe recordar que la Federación de Comercio de Tenerife (Fedeco) planteó de nuevo la necesidad de mejorar la imagen que ofrece el rastro capitalino -en declaraciones realizadas a este periódico por Carlos Ravelo, director de los servicios jurídicos de la patronal- y propuso trasladarlo a otra ubicación.

“Para nada vamos a permitir que cambie de lugar”, agregó Estefanía Hernández, presidenta de la Cooperativa del Mercado Nuestra Señora de África, quien salió en defensa del mercadillo dominical que, a su juicio, ofrece un servicio “complementario” a la actividad comercial del entorno, “no una competencia desleal”. “Una cosa es que se mejore y otra que se quite”, agregó Hernández, quien apuesta por que las instalaciones del mercadillo ambulante permanezcan “alrededor” de la recova santacrucera.

Al respecto, Carmen Tejera explicó que la actividad económica y dinamización que genera el rastro es tal que “incluso los comercios del centro comercial anexo al mercado” dan a su personal los sábados como día de descanso y prefieren abrir los domingos, iniciativa a la que se están sumando también establecimientos de calles anexas como Bravo Murillo o la avenida San Sebastián.

Tanto Carmen Tejera como Estefanía Hernández coinciden en que denunciar que los rastros y mercadillos “se nutren de vendedores sin licencia” es “jugar” con el sustento de muchas familias que acuden esporádicamente a vender sus propias pertenencias o excedentes de sus empresas. “Hay que dejar vivir a la gente”, especialmente en una situación de crisis económica en la que “no se puede prohibir a las personas el derecho a ganarse la vida”, defiende la presidenta del rastro, que lleva 18 años defendiendo la venta ambulante al frente de al asociación.

Tejera reconoce que está de acuerdo en que hay que mejorar “la estética” y recordó que en una reunión reciente con el Ayuntamiento se acordó que los técnicos municipales elaborarían un proyecto para la “equiparación de infraestructuras”. En este sentido, anunció que ha quedado pendiente para este mes una reunión para concretar las actuaciones, teniendo en cuenta tanto “el descanso de los vecinos” como los intereses de los puesteros y la ciudad.

Crítica a Fedeco

La Asociación de Comerciantes del Rastro no entiende la insistencia de Fedeco en perjudicar la actividad que realizan y recomienda a sus representantes que deben centrar su interés en que los comercios de Santa Cruz abran los fines de semana tras la liberalización de los horarios comerciales. Para Tejera, la ciudad tiene la oportunidad de ofrecer a los turistas una ciudad “más viva”. “Si en Santa Cruz abrieran todos los comercios los domingos, unido a la actividad que genera el rastro y el mercado, sería el lugar más bonito del mundo”, matizó la presidenta.

[apunte]

Postura conocida

Las exigencias de Federación de Comercio de Tenerife (Fedeco) para con el rastro de Santa Cruz como con otros mercadillos de estas características no son nuevas. En un comunicado emitido el pasado 3 de junio, califican de “sangrante” la situación en el Rastro de Santa Cruz de Tenerife:“Totalmente desbordado en número de participantes y que a nuestro juicio, incumple totalmente las normas legales sobre ubicación, productos, etc” “Desde la patronal -añaden-no llegamos a entender el por qué se adopta por determinados ayuntamientos una actitud absolutamente pasiva ante estos mercadillos, los cuales no sólo incumplen toda la normativa legal”.

[/apunte]