X
AGRICULTURA >

El sector del tomate prepara la zafra

   

Las nuevas variedades, sobre patrón, prometen un amplio incremento en la producción. | DOMINGO MENDOZA

CANDELARIO GUANCHE | Guía de Isora

El plan estratégico del tomate viene actuando como medicamento paliativo en el sector, despertando el interés por la modernización en un período ya excesivamente largo, en el que soplan vientos en contra y no faltan motivos para el abandono.

La campaña 2011/12 se iniciará dentro de un mes y, como corresponde, se ha procedido a la contratación de los servicios de transporte que permiten garantizar la salida de la oferta en las mejores condiciones, fruto de la coordinación que desde hace años mantienen los exportadores de Tenerife y Las Palmas.

Las plantaciones, que comenzarán a producir en la fase temprana, evolucionan favorablemente. Se han mejorado las estructuras de muchas fincas, acogidas a las ayudas que para ese fin ha establecido la Consejería de Agricultura.

Los 3,5 millones de euros que el plan establecía para cada uno de los años han despertado el interés, hasta el punto de que las solicitudes han rebasado la oferta, acumulando la asignación del año siguiente al superar los siete millones de euros.

La firma Cortés ha contribuido con su dinamismo a la innovación, implantando en El Médano un prototipo de invernadero que ha resultado altamente eficaz, rebajando los costos y ofreciendo excelentes resultados, con la producción de más de 10 kilos/m2 en fruta de alta calidad y en solo dos meses de cultivo, con la posibilidad de duplicar la cifra a lo largo del ciclo. Los productores han fijado como meta llegar a los 200.000 kg/ha, rendimiento que les permitiría garantizar el futuro de esa actividad.

El ingenio, la consolidada vocación y el esfuerzo de los productores están aportando otras soluciones que se harán efectivas a lo largo de la campaña, en la que siguen gravitando las dificultades comerciales que van más allá de la activa competencia marroquí y de otras zonas. Por lo pronto, la zafra ha comenzado con renovado interés en el terreno de cultivo.