X
Por Óscar Herrera

Gente corriente

   

Si hay algo que caracteriza esta temporada a la plantilla del Club Deportivo Tenerife es la normalidad. Me explico. Normalidad en la fisonomía de los jugadores, en su carácter, en su forma de ser y comportarse dentro y fuera del campo. Vamos, no son Cristiano Ronaldo, ni llevan el cuello de la camiseta subido, ni van presumiendo por ahí de lo guapos, ricos y famosos que son. Humildad y transparencia, éstas son las claves para ser más cercanos a la afición y a los medios de comunicación, que somos nexo directo con los seguidores de este club.

Estamos cansados de estrellitas estrelladas. No doy nombres, pero hasta hace unos meses el vestuario estaba infectado por seres superiores que se creían los reyes del mambo y no eran sino los reyes del ridículo. No todos, pero un buen puñado de esos jugadores tenían el ego tan subido que era imposible llegar a su altura. La historia del Tenerife está llena de jugadores soberbios y de jugadores con soberbia.

Los soberbios en el campo solían ser humildes y tipos cercanos cuando abandonaban el césped. Practicaban un fútbol espectacular, eran idolatrados, y no por eso eran altivos, distantes y actuaban con chulería. Nombres como Rommel Fernández, Felipe, Pizzi, Guina, Jokanovic, Dertycia, Julio Llorente, Marioni, Mista, Diego Latorre, Alfaro, Vitolo, Nino… Grandes jugadores y gente corriente, accesible y que han dejado huella, no solo por su estela futbolística, sino además por su calidad humana y humildad.

Y eso parece que lo tenemos de nuevo esta temporada en el vestuario. Son buenos jugadores y parecen buena gente. Chicos humildes y que saben que el CD Tenerife les puede dar tanto como ellos al CD Tenerife. Con ganas de comerse el mundo y con ganas de triunfar en un sitio tan exigente como la Isla. Perona, Víctor Bravo, Ferrán Tacón, David Medina, Nico, Abel, Cristóbal, Razak, Jesús, Rosquete y hasta el mismo Kiko Ratón son transparentes, sin dobleces y capaces de hacer de algo tan normal como la naturalidad un bien extra junto a la calidad en el campo. Y después de ver equipos que triunfan por la materia prima humana que hay dentro (selección española de fútbol y basket, Tenerife Baloncesto que sube a ACB con Paco García, CB Canarias de Alejandro Martínez, CD Tenerife de Rafa Benítez o Jose Luis Oltra), no me cabe duda: este equipo acabará triunfando.